Rabat y Madrid “trabajarán conjuntamente” sobre el cierre de la aduana de Melilla

La directora del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria, María Pilar Jurado.

Marruecos se mostró hoy dispuesto a “trabajar conjuntamente” con España sobre la situación creada en Melilla tras el cierre de su oficina de aduana, que hasta el momento todos los actores marroquíes sitúan en un marco puramente económico de desarrollo del puerto de Beni Ensar de Nador.

La directora general de Aduanas española, María Pilar Jurado, se reunió hoy durante más de dos horas con su colega marroquí, Nabil Lajdar, en la sede central de las Aduanas marroquíes de Rabat y dijo a su salida que habían acordado “trabajar conjuntamente en mejorar la forma como se está trabajando en Melilla”.

La reunión de hoy, celebrada con gran secretismo, ha sido la primera y única mantenida por las administraciones de España y Marruecos después de que Rabat cerrara de forma unilateral el 1 de agosto la oficina marroquí de la aduana junto al puerto de Melilla, impidiendo en adelante el paso de contenedores a Marruecos por vía terrestre.

Jurado no quiso responder a si Marruecos había mostrado alguna flexibilidad para revertir o modificar su decisión de cierre, pero en la reunión, descrita como “muy cordial”, acordaron crear un grupo de trabajo conjunto de nivel técnico para estudiar el problema creado en Melilla.

Distintas fuentes oficiales españolas han comentado a Efe que fue la “unilateralidad” de la decisión marroquí lo que más estupor causó en España y más cuando la relación política suele ser calificada de “modélica”.

El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, dijo hoy en el Congreso que España y Marruecos tratan de resolver el problema comercial en Melilla evitando “escaladas políticas de un problema que se puede resolver de manera más eficiente a nivel técnico”.

Hace dos semanas, el portavoz del Gobierno marroquí, Mustafa Jalfi, enmarcó el cierre de la aduana con Melilla dentro de los planes de desarrollo del vecino puerto de Beni Ensar y recalcó que se trataba de “una decisión soberana” de Marruecos.

Marruecos siempre califica a Ceuta y Melilla como “las ciudades ocupadas” y reclama su soberanía política, pero en el asunto de la aduana han primado en todo momento los argumentos económicos.

El Gobierno de Marruecos emprendió hace unos años una reforma profunda del puerto de Nador que culminó el pasado 7 de agosto -una semana después del cierre de la aduana terrestre- con la apertura efectiva de la primera línea de contenedores que lo unirá en tres escalas mensuales con Casablanca, Valencia, Amberes y Barcelona.

El cierre de la aduana terrestre era el paso previo y necesario para obligar al comercio de contenedores a usar el puerto y no el paso terrestre.

Según cálculos de la Autoridad Portuaria de Melilla, un 70% de la mercancía que llega a Melilla tiene como destino final Marruecos, la que en teoría quiere ahora atraer el Gobierno de Rabat para que ingrese por Beni Ensar.

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y de Servicios de la Región Oriental de Marruecos, Abdelhafid el Jaroudi, dijo a Efe que “se trata de un tema económico y no político” y que simplemente aspiran a poner a Beni Ensar en la línea de los grandes puertos marroquíes como el de Tánger o Casablanca.

En solo diez años, el puerto de TangerMed se ha convertido en el primero de África (46 en el mundo) en tráfico de mercancías y ha atraído a una gran empresa automovilística, Renault, que a su vez ha llenado la región de empresas auxiliares, convirtiéndose en motor de la región del Estrecho, la más dinámica del Marruecos actual.

En cuanto al puerto de Nador, la Agencia Nacional de Puertos señala en su web que “aspira a promover el desarrollo socioeconómico de la región”, que ha estado históricamente marcada por la economía informal y no productiva, con tres pilares: el contrabando desde Melilla, el tráfico de hachís y las remesas de la numerosa comunidad rifeña en Europa.

El PIB per cápita de la provincia de Nador era en 2014, según las últimas cifras disponibles de la Alta Autoridad del Plan, sensiblemente más bajo que en el resto del país, de 19.617 dirhams anuales frente a 24.222 (1.800 euros frente a 2.200).

La provincia tenía en 2017 un 15% de desempleo (frente a un 10% nacional) y una tasa de cobertura en agua corriente del 61%, mucho más baja que en el resto del país.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada