China promete abrir su economía más rápido y en igualdad para las empresas foráneas

El primer ministro chino denuncia el “unilateralismo” en la guerra comercial

El primer ministro chino, Li Keqiang.

China avanzará con rapidez en la apertura de su economía y garantizará la igualdad de condiciones -incluida la protección del derecho de propiedad intelectual- así como el acceso al mercado para compañías domésticas y extranjeras, prometió hoy el primer ministro chino, Li Keqiang.

En su discurso inaugural en el Foro Económico Mundial (considerado el “Davos de Verano”), que se celebra estos días en la ciudad oriental de Tianjin, Li ratificó el compromiso de China de avanzar en su apertura económica y de nuevo prometió que el país cumplirá con las demandas occidentales.

En plena guerra comercial con Estados Unidos, cuya causa principal es la desigualdad de condiciones que sufren las compañías norteamericanas frente a las chinas así como el abultado déficit comercial que acusa la balanza de pagos de Washington, Li garantizó que “China se abrirá más y de forma más rápida”.

“Seguiremos trabajando duro para avanzar en la reforma y apertura y para mejorar el ambiente empresarial. Aseguraremos que todas las empresas registradas en China, extranjeras o nacionales, sean tratadas como iguales, tengan el mismo acceso a las medidas de estímulo de la Administración y a la bajada de impuestos”, subrayó.

Además, garantizó que las autoridades velarán por la implementación de esta regulación e instó a las compañías extranjeras a que, en caso de no ser así, presenten una queja formal que será investigada y castigada.

“Esto no son palabras huecas, estoy seguro de que se materializarán en acciones”, aseveró con rotundidad, un día después de que las Cámaras de Comercio de EEUU y la Unión Europea en el país pidieran a China que avance en sus reformas y presente un calendario creíble con medidas de actuación, a fin de apaciguar el conflicto comercial.

Otra de las promesas que hizo Li fue la de promover el sector privado, “eliminando los obstáculos” que existen en la actualidad, y bajar en general los aranceles a la importación de productos del extranjero para mejorar la oferta disponible en el país y avanzar en la globalización.

En la segunda parte de su discurso, el primer ministro habló de la reestructuración económica de China y su apuesta por el impulso de “nuevos factores de crecimiento” relativos a una nueva revolución industrial.

En este sentido, recordó que el consumo es ahora el primer motor de crecimiento del país y que las autoridades quieren seguir impulsándolo por medio del aumento de la renta disponible de las familias vía bajada de impuestos.

Finalmente, recordó que China seguirá fomentando la innovación y el emprendimiento, especialmente en sectores donde son punteros como el comercio electrónico y los métodos de pago por internet.

Su discurso se produjo después de que ayer se agravara la guerra comercial que China mantiene con EEUU, después de que Donald Trump anunciara que el próximo lunes entrarán en vigor aranceles a productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares y de que Pekín respondiera con nuevos gravámenes que se aplicarán ese día a bienes de ese país por una cuantía de 60.000 millones de dólares.

“En un ambiente de globalización tan amplio, es esencial que nos respetemos los unos a los otros y colaboremos sobre la base de la igualdad. Es fundamental que apliquemos los principios básicos del multilateralismo y el comercio global (…) Ninguna forma de unilateralismo ofrecerá una solución viable”, dijo en alusión al conflicto arancelario.

“MULTILATERALISMO”

El primer ministro chino Li Keqiang criticó este miércoles el “unilateralismo” en referencia a la guerra comercial con Estados Unidos.

“Es esencial apoyar los principios básicos del multilateralismo y el libre comercio”, dijo Li durante el Foro Económico Mundial que se celebra en la ciudad de Tianjin, en el este de China.

“Todos los problemas existentes tienen que resolverse a través de negociaciones”, añadió, asegurando que el “unilateralismo” no ofrece soluciones.

La administración Trump anunció esta semana aranceles del 10% a productos chinos importados por valor de 200.000 millones de dólares anuales, que se añaden a los aranceles que ya estaban en vigor sobre 50.000 millones de dólares en productos chinos.

China replicó con aranceles a productos estadounidenses por valor de 60.000 millones de dólares. En total China aplica ahora aranceles a 110.000 millones de dólares en productos procedentes de Estados Unidos.

Por otra parte Li Keqiang desmintió este miércoles que China devalúe deliberadamente su moneda para ayudar a sus exportadores y moderar así el impacto de las tensiones comerciales, como asegura Donald Trump.

“Para China, la depreciación tiene más aspectos negativos que positivos (…) Chino no usará la depreciación del renminbi [yuan] para estimular las exportaciones”, aseguró.

Frente a las políticas proteccionistas de Washington, Pekín se presenta como el principal defensor del libre comercio, a pesar de que las empresas occidentales siguen criticando las barreras para acceder al mercado chino

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada