Diferencias de hasta el 63 % entre comunidades en gasto público en educación

El gasto público en educación es muy heterogéneo entre comunidades, con diferencias de hasta el 63 % (2.824 euros por alumno), como sucede entre el País Vasco (7.320) y Madrid (4.496), según el estudio “Diferencias educativas regionales 2000-2016. Condicionantes y resultados”.

El gasto público en educación es muy heterogéneo entre comunidades con diferencias de hasta el 63 % (2.824 euros por alumno), como sucede entre el País Vasco (7.320) y Madrid (4.496), según el estudio “Diferencias educativas regionales 2000-2016. Condicionantes y resultados”.

Así lo indican los datos referentes a 2016 de este informe elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), que también refleja que, Madrid es la autonomía con mayor gasto respecto a los hogares para el período 2016-17 (1.640 euros), lo que supone un 57 % más que la media nacional (1.045).

A pesar de que un mayor gasto tiene un efecto positivo en el desarrollo educativo alcanzado en España, el estudio señala que “es mas importante gastar mejor, que gastar más, ya que su simple incremento no influye en los resultados”, según Francisco Pérez, director de Investigación del Ivie.

Madrid, Navarra y Cataluña, junto a Castilla y León, Galicia, Aragón y Asturias (pese al entorno menos favorable de las cuatro últimas) superan la media de la OCDE en competencias PISA y están entre las comunidades con mejores resultados educativos.

Sin embargo, el País Vasco, aunque dispone de mayores recursos, no alcanza la media de la OCDE, según el estudio.

Pérez apuesta por invertir en los factores que inciden en peores resultados educativos y destaca que España padece importantes problemas de aprovechamiento del esfuerzo realizado en educación, que se refleja en retrasos, repeticiones, abandono temprano y bajas tasas de graduación.

El estudio incide en que la crisis acrecentó las desigualdades entre comunidades en gasto público, que había crecido en el conjunto del país un 40 % entre 2000 y 2009; cayó un 14 % hasta 2014, momento en el que frenó esta caída y acumuló un aumento del 1,7 % hasta 2016.

En todas las regiones la educación en centros públicos es mayoritaria y representa un 75 % del gasto en el conjunto de España, aunque hay grandes diferencias en el peso de los centros privados.

En el País Vasco y Madrid el alumnado de estos centros supera el 40 %, frente a Extremadura, Castilla-La Mancha, Canarias, Andalucía, Galicia y Asturias, donde no llega al 25 %.

Destaca el informe que las cifras de alumnos en centros públicos y privados crecieron durante este siglo de forma similar, con aumentos del 430.000 y 440.00, respectivamente, lo que supone un incremento en la enseñanza pública del 7% y del 18 % en la privada y dentro de esta última destaca la subida de la privada concertada en un 22 %.

También es muy heterogénea la financiación pública de los centros privados entre regiones, con Madrid y País Vasco a la cabeza de las comunidades con mayor inversión en conciertos, con un 25 % de su gasto público en educación, mientras que no llega al 10 % en Extremadura, Canarias o Castilla La Mancha.

Pérez, que ha destacado la incidencia de los entornos socioeconómicos en los resultados educativos, ha señalado que en Andalucía, el 50 % de los centros están en ambientes educativos “desfavorables”, un porcentaje que no supera el 10 % en Aragón Cantabria, La Rioja, Navarra, País Vasco, Baleares, Madrid, Galicia y Castilla y León.

Por el contrario, los “favorables” benefician a Madrid (48 % de los centros en estos entornos) y País Vasco (33 %).

Los alumnos de entornos desfavorables son formados generalmente en centros públicos, principalmente en Andalucía, Canarias, Extremadura, Murcia, Castilla La Mancha y su peso es mucho menor en centros privados, según el estudio.

Por ello, los responsables de la investigación aseguran que hay que abordar los problemas de equidad que limitan el rendimiento de alumnos con entornos desfavorables, corregir el efecto de factores que producen bajo rendimientos e identificar y promover las buenas prácticas de los centros.

Además, piden que se reconozca la heterogeneidad de los sistemas educativos regionales en estructura, recursos y resultados para mejorar la educación en España.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada