Andrea Orcel, nuevo consejero delegado de Santander y Álvarez, vicepresidente

Fotografía facilitada por el Banco Santander, de su presidenta, Ana Botín, junto al nuevo consejero delegado, el italiano Andrea Orcel (i), puesto que ocupará a principios de 2019 y que hasta ahora desempeñaba José Antonio Álvarez (d), que pasa a convertirse en el único vicepresidente ejecutivo de la entidad.

El Banco Santander ha elegido hoy al banquero de inversión italiano Andrea Orcel consejero delegado del grupo, puesto que ocupará a principios de 2019 y que hasta ahora desempeñaba José Antonio Álvarez, que pasa a convertirse en el único vicepresidente ejecutivo de la entidad.

La otra vicepresidencia del Banco Santander seguirá estando ocupada por el británico Bruce Carnegie-Brown, pero Guillermo de la Dehesa, que también era vicepresidente perderá ese cargo aunque seguirá estando sentado en el consejo de administración del grupo.

Sin embargo, la clave está en que Álvarez será el único vicepresidente con funciones ejecutivas, facultades exclusivas de gestión, al igual que la presidenta, Ana Botín, y el nuevo consejero delegado, que entra en el consejo tras la vacante que deja el veterano Juan Miguel Villar Mir.

Además, Álvarez será el presidente ejecutivo de Santander España, en sustitución de Rodrigo Echenique, que abandona sus funciones, y al que Botín ha agradecido porque ha sido su mayor apoyo en estos años y, en su opinión, ha jugado un papel determinante en el consejo del que seguirá formando parte.

La banquera también ha ensalzado la figura de Álvarez, que sigue siendo su mano derecha y con el que reconoce que ha trabajado “muy bien” en los últimos cuatro años, “en un entorno de confianza mutua”, que da por hecho que se mantendrá en el futuro.

Sobre Orcel, exejecutivo de Bank of America y Merrill Lynch, actualmente miembro del comité ejecutivo de UBS y futuro consejero delegado del Banco Santander, entidad con la que ha trabajado estrechamente durante casi dos décadas, Botín destaca su experiencia internacional y conocimiento del negocio de banca.

“Conoce a fondo el negocio de la banca comercial y tiene amplia experiencia en gestión de equipos en organizaciones más horizontales y colaborativas, tanto en Europa como en América”, añade en un comunicado Botín, que asegura que tendrá un importante papel en la construcción de plataformas integradas para el grupo.

En los últimos años, tras el repentino fallecimiento de Emilio Botín y la llegada de su hija a la cúpula del grupo, el Banco Santander ha renovado gran parte de su equipo directivo y ha apostado por una nueva estrategia con foco en la vinculación de clientes y una única cultura corporativa para sus 200.000 empleados.

En octubre de 2015 Santander anunció un plan estratégico a medio plazo que permitirá que a finales de 2018 el banco haya casi doblado el número de clientes digitales, desde 16 millones a 30 millones, e incrementado el número de clientes vinculados en un 40 %, hasta 19,1 millones.

A principios de 2019, coincidiendo con la llegada del nuevo consejero delegado, el Banco Santander presentará un nuevo plan a medio plazo con el mismo objetivo de ser el mejor banco comercial en todos los países en los que opera.

El consejo de administración del Banco Santander estará integrado por 15 miembros, de los que la mayoría, ocho, son independientes.

Cuenta con diversidad de género, pues más de un tercio son mujeres, y de nacionalidades: brasileña, británica, española, estadounidense, italiana y mexicana.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada