Unesco cifra en 100.000 millones dólares las necesidades de inversión en agua

Mujeres bengalíes recogen agua de un manantial sumergido por el agua estancada en el barrio marginal de Mohammadour de Dhaka, Bangladesh.

El coordinador del Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos de la Unesco, Stephan Uhlenbrook, ha cifrado en 100.000 millones de dólares las necesidades de inversión a nivel global “sólo para cumplir los dos primeros puntos” del sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS).

Este ODS busca lograr “un acceso universal y equitativo al agua potable” y los dos puntos a los que Uhlenbrook hacen referencia son conseguir esta meta antes de 2030 “a un precio asequible” y lograr también unos servicios de saneamiento e higiene “adecuados y equitativos para todos” que permitan “poner fin a la defecación al aire libre” con esa fecha como tope.

Sin embargo, “apenas el cinco por ciento” de los mecanismos de asistencia oficial para el desarrollo están orientados en este momento al cumplimiento de este punto en concreto, por lo que este experto ha reclamado “nuevas formas de financiación”.

Estas vías económicas habrán de venir “de los Estados, tanto del sector público como del privado”, ha explicado Uhlenbrook, quien ha participado en el reciente VIII Foro de la Economía del Agua en Madrid.

El principal inconveniente para lograr la financiación necesaria es el carácter de estas inversiones, que son “a largo plazo y suponen un gran desembolso de capital por adelantado” del que muchos países no disponen.

De hecho, “más del 80 % de los firmantes de los ODS carecen de la financiación suficiente para alcanzar esta meta”, ha lamentado el especialista de la Unesco.

El programa de evaluación que coordina Uhlenbrook trabaja “caso por caso” ya que la situación es diferente en cada país y se trata de “llegar a un análisis y solución para cada nación”, afrontando el tema del agua desde una perspectiva interdisciplinar que aborde aspectos como “el saneamiento, la agricultura o las ciudades”, entre otros.

“Hay que actuar ya”, ha advertido este experto, quien ha recordado la existencia de “nuevos desarrollos tecnológicos para mejorar la eficiencia” que pueden ser aprovechados en sectores como la industria y la agricultura: ambos sectores suponen el 90 % del uso del agua en el planeta.

La clave, ha apuntado, pasa por “abordar la gestión hídrica de manera transversal”, ya que este recurso “incide en muchos de los otros Objetivos de Desarrollo Sostenible, como la seguridad alimenticia, el desarrollo económico o la erradicación de la pobreza”.

Actualmente, más de 2.000 millones de personas carecen de fuentes de agua gestionadas de manera segura, algo que produce “grandes desigualdades entre países”, pero también dentro de ellos.

Uhlenbrook se ha referido especialmente a las diferencias entre áreas urbanas y rurales o a la brecha de género que en muchos países “hace recaer la responsabilidad” de la gestión del agua directamente sobre las mujeres, más que sobre los hombres, por “estar a cargo de las tareas del hogar”.

En países occidentales como España, el experto ha reconocido la importancia de “cobrar el agua de manera justa”, es decir, planteando sistemas que abaraten el uso “para necesidades básicas” y lo incrementen en aquellas utilidades “de mayor escala, como el mantenimiento de jardines o piscinas”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada