Platos de invierno franceses, para chuparse los dedos

Con el invierno a la vuelta de la esquina, toca abrigarse más y mantener el cuerpo calentito para soportar el descenso de las temperaturas. Una de las mejores maneras de combatir el frío es a través de la comida. De ahí que, en esta ocasión, te contamos cuáles son los platos típicos de invierno en Francia que deberías probar y los mejores restaurantes para ello.

CASSOULET

El cassoulet es un plato muy similar a un puchero cuyos ingredientes principales son las alubias y diversas piezas de carne, como costillas, pato confitado, tocino, etc. Dependiendo de la estación del año, también podría incluir morcilla. Es, por tanto, un plato que proporciona un gran aporte de energía y grasa, ideal para calentar el estómago. Se trata de una especialidad del sur de Francia, sobre todo de la región de Languedoc. 

En destinos como Toulouse ​o Carcasona puedes disfrutar de este delicioso plato. ‘La C​ave au Cassoulet’ o ‘Chez Emile’, ambos en Toulouse, son de los mejores restaurantes para degustar este platillo.

SOPA BOUILLABAISSE

En el sur encontramos otro rico manjar perfecto para los meses más fríos. La sopa Bouillabaisse se prepara a base de pescados y mariscos, tomates, cebolla y diferentes especias. Es un plato típico de Marsella que se acompaña de rebanadas de pan y que sienta al estómago divinamente.

Si estás de paso por esta coqueta ciudad del sur de Francia, puedes saborear esta sopa en el restaurante ‘Chez Fonfon’, considerado toda una institución en la preparación de este plato.

CONFIT DE PATO

El confit de pato es originario del sur de Francia, concretamente de las regiones de Aquitania y Mediodía Pirineos, aunque lo cierto es que su popularidad se ha extendido por todo el país. Es una delicia culinaria de preparación exigente que permite que el pato se conserve en su propia grasa. Se acompaña de patatas asadas, por lo que es un plato muy completo.

En París ​hay varias opciones de restaurantes donde probar este sabroso platillo como, por ejemplo, ‘Le Petit Canard’ ‘Au Petit Sud Ouest’.

BOEUF BOURGUIGNON

Este estofado de buey cocinado al vino tinto es, de hecho, uno de los platos​ favoritos de los franceses. Aunque puede encontrarse a lo largo y ancho de todo el país, la realidad es que es oriundo de Borgoña. Por lo general, se acompaña de cebolla, champiñones, panceta y zanahorias. Es tan calentito que no hay nada mejor para aguantar mejor el invierno.

Uno de los mejores Boeuf Bourguignon de París, y muy probablemente de toda Francia, puede disfrutarse en el restaurante ‘Josephine Chez Dumonet’.

GRATIN DAUPHINOIS

Esta lista no estaría completa sin hacer mención a este plato de patatas gratinadas que tiene sus orígenes en los formidables Alpes franceses. Y es que una fuente de patatas bañadas en cremosa salsa de ajo y recién salidas del horno es exactamente lo que se necesita para soportar el duro invierno.

¿Te apetece probarlas? En la localidad de Grenoble, entre las ciudades de Valence Lyon, encontrarás gratos restaurantes como ‘Le Gratin Dauphinois’. Si estás en Lyon, pásate por el restaurante ‘Le Trocadero’ y te chuparás los dedos.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada