Alcoa cerrará las factorías de Avilés y A Coruña, que emplean a 686 personas

Imagen de la entrada de la empresa Alcoa.

El grupo estadounidense Alcoa ha anunciado hoy el cierre de las factorías de Avilés (Asturias) y A Coruña, que emplean a un total de 686 trabajadores, y ha justificado esta decisión en que son las menos competitivas del grupo, presentan problemas estructurales y registran pérdidas “significativas”.

La multinacional, uno de los mayores productores de aluminio del mundo, ha anunciado el inicio de un procedimiento de despido colectivo que afectará a todos los empleados de estas plantas (317 en Avilés y 369 en A Coruña) y se ha comprometido a trabajar para reducir el impacto de este proceso en el empleo y negociar un plan social con los sindicatos.

Según ha indicado Alcoa, los análisis realizados sobre la situación productiva de las operaciones en España concluyen que se podrían conseguir mejoras organizativas con el cese de la producción en Avilés y La Coruña, manteniendo la producción en una sola planta, la de San Ciprián, en Lugo, que produce tanto aluminio como alúmina.

Alcoa ha subrayado que los problemas estructurales productivos y tecnológicos, su menor capacidad de producción, una tecnología menos eficiente, los elevados costes fijos, unido a la sobrecapacidad de producción de China, el elevado precio de las materias primas y el coste de la energía, han generado pérdidas “significativas” en estas plantas en los últimos dos años, que previsiblemente continuarán.

Además, la compañía también ha avanzado que ha hecho “importantes esfuerzos” en los últimos años para reducir los costes de estas plantas y mantener el empleo.

Sin embargo, señala la empresa, debido a una tecnología más antigua y menos eficiente, a la economía de escala y a otros factores, estas plantas continúan sin ser competitivas.

Según sus datos, la capacidad de producción de aluminio primario de Avilés y La Coruña es de 93.000 y 87.000 toneladas métricas anuales, respectivamente.

Ante el anuncio de cierre de ambas plantas, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha hablado con los presidentes del Principado de Asturias, Javier Fernández, y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, así como con los alcaldes para trabajar de forma conjunta en el mantenimiento de la capacidad industrial y el empleo en la zona, y ha anunciado en su cuenta de Twitter que mantendrán una reunión en los próximos días.

Para este viernes está previsto que Fernández y Feijóo se reúnan en Oviedo para analizar la decisión de Alcoa y coordinar una respuesta coordinada.

Además, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dicho que algo “no cuadra” en las explicaciones del fabricante de aluminio Alcoa, y ha avanzado que su decisión puede llevar a revisar y retrasar la próxima subasta de interrumpibilidad.

El Gobierno ha mostrado su “sorpresa” y “preocupación”, y ha reconocido que durante los contactos mantenidos en los últimos tres meses la multinacional norteamericana nunca había informado de que podía adoptar una decisión en este sentido, tal y como finalmente ha trasladado al Ministerio esta mañana de “manera unilateral”.

Además, ha solicitado a Alcoa más información para contribuir a buscar una solución a esta situación y le ha trasladado a la empresa que inicie un proceso de negociación para buscar alternativas con el objetivo de mantener la capacidad productiva de ambas plantas.

Los trabajadores, que defienden que ambas plantas pueden ser viables, ya han anunciado que emprenderán movilizaciones ante una decisión que les coloca “al borde del principio”, y han iniciado hoy las protestas con bloqueos para la salida de camiones de la planta de A Coruña.

El presidente de la Xunta ha indicado que, tras el cambio en el Ejecutivo central, hay presupuestos para las empresas electrointensivas, Alcoa entre ellas, que aún no se han repartido, y ha reconocido que no tienen fluidez con el Ministerio ni respuestas.

Por su parte, desde el Gobierno asturiano han rechazado la decisión de Alcoa y han criticado “la insólita forma de proceder”.

El PP de Asturias ha atribuido la decisión de Alcoa de cerrar sus plantas de Avilés y A Coruña a la “irresponsables política energética” del Gobierno que, a su juicio, ha facilitado la justificación de esa medida, mientras que el diputado de Ciudadanos Armando Fernández ha exigido hoy al Principado y a la Federación Socialista asturiana “que salgan de la zona de confort” y exijan “con contundencia” la implicación del Ejecutivo.

La Federación Socialista Asturiana (FSA-PSOE) ha expresado su rechazo “total y absoluto” a la decisión y la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, ha declarado que agotará toda su capacidad para revertir las intenciones de Alcoa.

UGT ha pedido la retirada del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en las fábricas de Alcoa y ha asegurado que no hay causas productivas que justifiquen su cierre e IU Asturias ha exigido al Gobierno autonómico una posición exigente con el Gobierno de Pedro Sánchez para que busque soluciones.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada