La facturación trimestral de Renault cae un 6 % a 11.484 millones de euros

Vista del logotipo del constructor francés de automóviles Renault en la fachada de su sede en Boulogne Billancourt, cerca de París, Francia.

La facturación de Renault en el tercer trimestre bajó un 6 % respecto al mismo periodo de 2017 a 11.484 millones de euros por el bajón de las ventas en países emergentes claves para el grupo francés, como Argentina, Turquía, India o Irán, y por la devaluación de muchas divisas del mundo en desarrollo.

La caída del tercer trimestre provocó un cambio de tendencia si se compara con la subida constatada en la primera mitad del año (+0,2 % en el primer trimestre, +2,4 % en el segundo), de forma que en los nueve primeros meses del ejercicio el volumen de negocios disminuyó un 0,8 % a 41.441 millones de euros, anunció hoy el grupo francés en un comunicado.

Entre julio y septiembre, el grupo Renault matriculó 891.539 vehículos, lo que significó un 2,9 % más que en el mismo periodo de 2017, pero ese incremento se explica en parte porque incluye sus dos nuevas marcas chinas, Jinbei y Huasong (39.673 en total).

En Europa, las matriculaciones de Renault subieron un 8,6 % pero en el resto del mundo cayeron un 2 %, incluso teniendo en cuenta esas dos nuevas marcas chinas.

En América, las ventas de automóviles del grupo aumentaron un 0,2 % pese al descalabro del 24,9 % en Argentina. Otros mercados que tuvieron un comportamiento muy negativo fueron India (-34,7 %), Turquía (-52,5 %) o Irán, donde la empresa ha decidido renunciar a su negocio para evitar sanciones de Estados Unidos.

El volumen de negocios de la actividad automovilística en ese trimestre fue de 10.057 millones de euros, un repliegue del 8,4 % que se explica en primer lugar (4 puntos porcentuales de baja) por la depreciación frente al euro de algunas de las monedas de países emergentes (el peso argentino, el real brasileño, la libra turca o el rublo ruso).

El parón de las entregas a los socios industriales en Irán, el impacto de la menor demanda de motores diesel y la reducción de aprovisionamientos para Nissan supusieron 3,3 puntos porcentuales menos en los ingresos del negocio automovilístico.

Por el contrario, la actividad de créditos para los clientes elevó en un 31,1 % la cifra de negocios en el banco de Renault a 800 millones de euros.

El grupo Renault revisó a la baja sus perspectivas sobre el mercado global del automóvil para el conjunto del año, que progresará un 2 %, y no un 3 % como había calculado anteriormente, y eso en particular por la ralentización del ascenso en China (2 % en lugar del 5 %).

No obstante, señaló que en Europa -su mercado doméstico- las matriculaciones subirán como había augurado un 1,5 % y en Francia incluso se acelerará la cadencia (más del 4 %, frente al 2 % estimado anteriormente). Además, en Brasil el alza será del 10 % y en Rusia más que ese 10 %.

Teniendo en cuenta todos esos elementos, la compañía confirmó sus objetivos financieros para 2018, lo que significa elevar su facturación a tipo de cambio y perímetro equivalentes, mantener un margen operativo superior al 6 % y generar un flujo de caja operativo positivo en el negocio automovilístico.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada