Bolsonaro de Brasil dice lo que los inversores querían oír

Jair Bolsonaro pronunció las palabras que los inversores querían escuchar.

El próximo presidente de Brasil se comprometió a recortar el déficit, pagar la deuda y reducir el tamaño del Gobierno tras conocerse su victoria frente a Fernando Haddad, del partido obrero de izquierdas. Un fondo de inversión especializado en acciones brasileñas se disparó en las primeras operaciones de Tokio, con un avance de hasta un 14 por ciento en el primer veredicto posterior a la votación.

“Romperemos el círculo vicioso de la deuda creciente”, dijo Bolsonaro en su discurso tras el triunfo electoral. “Lo sustituiremos por el ciclo virtuoso de déficits más pequeños, disminución de deuda y tasas de interés más bajas”.

Los activos brasileños son los de mejor rendimiento del mundo desde que las encuestas a mediados de septiembre mostraran un ascenso del político conservador y ex capitán del Ejército. Los comentarios de Bolsonaro deberían acabar con el escepticismo de que no estaba totalmente comprometido con la revisión de las pensiones y los impuestos, el cual persistía ya que el propio candidato a menudo profesaba ignorancia en temas de economía. Los inversores habían abandonado la mayor economía de América Latina en los últimos años a medida que las cuentas fiscales se deterioraban.

“Bolsonaro logró una victoria aplastante prometiendo a Brasil un mejor futuro después de años de recesión económica y escándalos de corrupción”, dijo Bernd Berg, estratega macro y cambiario de Woodman Asset Management en Zug, Suiza. “Estoy seguro de que Bolsonaro va a realizar reformas muy necesarias”.

Berg anticipa que el índice bursátil Ibovespa subirá más del 50 por ciento a 130.000 a mediados del próximo año, y predice que el real se apreciará un 21 por ciento en ese período a 3 por dólar.

No es el único que se muestra optimista. Tras meses de escepticismo sobre la bolsa de Brasil, UBS Group AG dice ahora a los inversores que bajo las circunstancias adecuadas, el Ibovespa podría repuntar casi un 40 por ciento en los próximos dos meses. Banco Bradesco SA y Citigroup Inc. predicen repuntes, e inversores como Schroders Plc o NCH Capital están aumentando posiciones en valores brasileños.

El Ibovespa ha avanzado un 29 por ciento en dólares en las últimas seis semanas y el real ha dado un salto del 15 por ciento, los mejores rendimientos a nivel mundial.

Parte del entusiasmo de los inversores se debe sencillamente a que el Partido de los Trabajadores, conocido como PT por sus iniciales en portugués, no volverá al poder. Gran parte de la comunidad empresarial culpa a los políticos izquierdistas de Brasil por la corrupción y los años de mala gestión económica, que culminaron en la peor recesión del país en un siglo y la pérdida del grado de inversión de su calificación crediticia.

“Todos sentimos un inmenso alivio al no tener que lidiar con el PT durante los próximos cuatro años, por lo que es natural que los mercados sigan comprando activos brasileños”, dijo James Gulbrandsen, director de inversiones de NCH Capital en Río de Janeiro, que gestiona unos US$3.000 millones de activos. “Ahora estamos enfocados en el progreso de las reformas”.

La prioridad para la mayoría de los inversores es una revisión del sistema de pensiones, que en general se considera demasiado costoso de sostener. Cambios como el establecimiento de una edad mínima de jubilación podrían contribuir en gran medida a apuntalar las cuentas fiscales, aunque es probable que encuentren cierta resistencia entre los brasileños que no quieren renunciar a los beneficios a los que creen que tienen derecho.

“Fue una victoria expresiva”, dijo Christopher Garman, director para las Américas de la consultora política Eurasia Group. “Pero Bolsonaro tendrá un gran reto por delante. La luna de miel no durará mucho, y tendrá que hacer frente a reformas difíciles”.

Bolsonaro logró el 55 por ciento de los votos frente al 45 por ciento de Haddad, con casi todos los votos escrutados.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada