La Compañía Nacional de Danza lleva al Teatro Real su onírica y personal versión de “El Cascanueces”

El director de la Compañía Nacional de Danza, coreógrafo y director de escena José Carlos Martínez durante la presentación en Pamplona del estreno absoluto de la nueva producción de “El Cascanueces”, una versión “completamente nueva” en la que destaca la “magia” que se ha recreado con la danza e incluso con números de ilusionismo.

Lo consciente y lo inconsciente se dan la mano en ‘El Cascanueces’, el segundo gran título de ballet clásico que la Compañía Nacional de Danza (CND) estrenará el sábado en el Teatro Real y que supone el regreso de este espectáculo a la compañía después de 30 años, bajo la dirección José Carlos Martínez.

“Queremos que sea un viaje. La idea es hacer soñar a la gente que venga a ver el espectáculo”, ha explicado hoy en rueda de prensa en el teatro José Carlosl Martínez, que considera que el éxito de “El Cascanueces” radica en que es un ballet “para niños y para adultos” y que “desarrolla un gusto especial por la danza”.

Las representaciones, que tendrán lugar los días 3, 4, 6, 8 y 10 de noviembre, contarán con la Orquesta Titular del Teatro Real y la participación de los Pequeños Cantores de la ORCAM, dirigidos todos ellos por el maestro Manuel Coves.

“‘El Cascanueces’ que presenta la compañía representa la evolución y el trabajo que hemos realizado durante 8 años”, ha asegurado Martínez, que ha escogido esta producción para desarrollar el segundo programa clásico completo que ha afrontado la compañía porque “tiene algo de especial” y conecta “tanto con niños como con adultos”.

El director de la CDN se siente “orgulloso” de la “evolución y la identidad” que ha conseguido tener la compañía y por su “repercusión nacional e internacional”, aunque ha asegurado que todavía “hay mucho camino por recorrer”.

“Cuando empezamos hace 8 años la compañía llevaba 25 años sin ponerse las zapatillas de punta y no había hecho ningún ballet clásico”, ha detallado Martínez, que opina que su cuerpo de bailarines ya tiene “el nivel suficiente” para poder representar obras como “Giselle” o “Un lago de los cisnes”.

La acción se sitúa en 1910, en el seno de una familia burguesa, en la que la realidad y los sueños de la joven protagonista conviven y se enfrentan, en un ballet “tradicional” en el que Martínez ha tomado como referencia el libreto original de Marius Petipa, en el cuento de Hoffman y la adaptación de Aleixandre Dumas.

Sin embargo, Martínez ha querido realizar una coreografía “adaptada a la versatilidad de los bailarines de la compañía” y a la capacidad de estos bailarines de transmitir emoción.

A nivel de dramaturgia, Martínez también ha realizado “pequeños cambios” y en el segundo acto ha recreado “el mundo de los sueños” en el que el personaje de Clara, la protagonista, está “dormida” y en el que el público podrá observar “su inconsciente”.

“Me parecía que había cosas del cuento que tenían que estar dentro del espectáculo para que no fuera un ballet completamente naif pero creo que también tiene que ser un título en el que los niños disfruten”, ha afirmado Martínez.

En escena estarán 48 bailarines en escena y tres dobles parejas se alternarán en la interpretación de los papeles protagonistas, que recaerán en el estreno en Cristina Casa como Clara y Alessandro Riga como Cascanueces, mientras que Haruhi Otani y Ángel García Molinero interpretarán al Hada de Azúcar y al Príncipe, respectivamente.

Martínez estará al frente de la CND hasta el próximo 31 de agosto y hasta ese momento tiene pensadas varias giras con “El Cascanueces” y “otros proyectos”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada