Gobierno y autónomos logran un preacuerdo sobre cuotas y prestaciones

Las ministras de Trabajo Magdalena Valerio (c), e Industria Reyes Maroto, en la sesión de control al Ejecutivo que hoy tiene lugar en el Congreso de los Diputados.

El Gobierno y las asociaciones de autónomos han alcanzado hoy un principio de acuerdo que implica una subida de la base mínima de cotización y de las cuotas, así como una mejora de su protección social.

Tras semanas de negociaciones, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, se ha reunido hoy con los presidentes de ATA, Lorenzo Amor, y UPTA, Eduardo Abad, a petición de este último, que ha ejercido de mediador.

En este encuentro, ATA se ha sumado al preacuerdo que ya habían alcanzado UPTA, Uatae y CEAT y que según el Ministerio de Trabajo todavía no es definitivo, ya que los detalles se cerrarán en próximas reuniones.

De hecho, Uatae se ha desmarcado de este principio de acuerdo alcanzado a puerta cerrada por no incluir a todas las asociaciones y por no abordar las necesidades del colectivo al centrarse solo en la cuota.

El Ministerio de Trabajo, ATA y UPTA coinciden en que la base mínima de cotización, a la que están acogidos nueve de cada diez autónomos, subirá un 1,25 % el próximo año, con lo que se situará en 944,36 euros.

Sin embargo, mientras Trabajo afirma que no se ha cerrado el acuerdo sobre los tipos, ATA y UPTA aseguran que estos se situarán en el 30 % el próximo año -26,3 % por contingencias comunes, 2 % por incapacidad temporal, 1 % por cese de actividad, 0,6 % por contigencias profesionales y 0,1 % por formación-.

En 2020, el tipo alcanzará el 30,3 % -al subir al 0,9 % las contingencias profesionales- para después pasar al 30,6 % en 2021 -1,2 % de contingencias profesionales- y finalmente el 30,9 % en 2022 -1,5 % por contingencias profesionales-.

Esta discrepancia se plasma también en el cálculo de la subida de la cuota para el próximo año, que Trabajo sitúa entre los 12 y los 14 euros mensuales y las asociaciones en unos 60 euros al año, es decir, unos 5 euros al mes.

Al margen del debate sobre los tipos, el preacuerdo prevé que desde el próximo año los autónomos coticen por contingencias profesionales, incapacidad temporal, cese de actividad y formación, a las que ahora no estaban obligados.

A cambio, mejorarán sus prestaciones sociales, ya que se facilitará y ampliará la prestación por paro, se cobrará la prestación por accidente laboral “desde el primer día”, tendrán acceso a la formación y dejarán de cotizar al segundo mes de baja, según las asociaciones.

La tarifa plana se mantendrá en términos similares a los actuales, aunque subirá de 53 a 60 euros como consecuencia del repunte de la base mínima, según ATA.

El Ministerio de Trabajo ha celebrado el principio de acuerdo y ha agradecido a UPTA el papel de mediador, al tiempo que ha insistido en que el acuerdo definitivo todavía no está redactado y que los detalles se perfilarán en futuros encuentros.

Lorenzo Amor se ha mostrado satisfecho por el preacuerdo, que va en la línea de sus reclamaciones, aunque ha advertido de que “habrá desacuerdo” si no se respetan los tipos pactados.

También Eduardo Abad ha valorado el principio de acuerdo, que permitirá a los autónomos disfrutar de una protección social similar a la de los trabajadores por cuenta ajena.

En cualquier caso, todas las partes coinciden en la necesidad de avanzar hacia la cotización por ingresos reales, que será la materia prioritaria de desarrollo en el primer trimestre del próximo año.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada