May ofrece discurso de victoria sobre el brexit poco convincente

Juncker considera que hay “progreso decisivo” en el acuerdo del ‘brexit’

Banderas de la UE atadas a unas farolas ondean frente a la sede del Parlamento británico, este viernes 8 de diciembre en el centro de Londres.

Luego de más de cinco horas de reunión con su Gabinete, la primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, salió de su oficina y en menos de cinco minutos anunció que consiguió el respaldo para su acuerdo sobre el brexit.

Pero no había alegría en su voz. De hecho sus palabras y el tono de estas solo demostraron lo difícil que fue aunar criterios y dieron la sensación de que el logro tuvo algún costo. Se avecinan más batallas. “La elección que tenemos ante nosotros es clara: este acuerdo”, declaró, “o abandonar sin acuerdo o sin brexit en absoluto”.

“Sé que habrá días difíciles”, advirtió. “Esta es una decisión que se someterá a un escrutinio intenso y es totalmente comprensible”.

Mencionó que fue una decisión “colectiva”, una elección cuidadosa de palabras que implica ausencia de unanimidad. Algunos creyentes partidarios del brexit en su dividido Gabinete podrían decidir que deben renunciar a modo de protesta y seguir los pasos de sus colegas David Davis y Boris Johnson.

“Pero si puedo terminar simplemente diciendo esto: creo que lo que le debo a este país es tomar decisiones que sean de interés nacional y creo firmemente en mi cabeza y mi corazón que esta es una decisión que favorece los mejores intereses de todo nuestro Reino Unido”.

Y con eso, dio media vuelta y regresó al N°10 de Downing Street.

JUNKER

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, consideró hoy que se ha alcanzado un “progreso decisivo” en las negociaciones del “brexit” con el Reino Unido.

En una carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, Juncker señaló que el acuerdo de retirada del Reino Unido “puede ser concluido” y se puede continuar con el siguiente paso del proceso.

“La Comisión recomienda al Consejo Europeo que considere que se ha alcanzado un progreso decisivo en las negociaciones sobre la retirada ordenada del Reino Unido de la UE, permitiendo concluir las negociaciones sobre el acuerdo de retirada e iniciar el siguiente paso del proceso”, dijo Juncker en referencia a la formación del Consejo a Veintisiete, conocida como “artículo 50”.

Juncker envió a Tusk el texto completo del acuerdo de retirada del Reino Unido, de 585 páginas, que ha recibido hoy el apoyo clave del Gobierno de la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, si bien aún tiene que superar el escollo del voto en el Parlamento británico.

Está previsto que mañana el negociador comunitario para el “brexit”, Michel Barnier, se reúna en Bruselas con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, para tratar el acuerdo del “brexit”.

El Gobierno británico respaldó hoy al término de una reunión extraordinaria el borrador del “brexit” acordado a nivel técnico por los negociadores del Reino Unido y la Unión Europea (UE), anunció hoy Theresa May.

En una declaración ante su residencia oficial de Downing Street y tras cinco horas de reunión, la “premier” conservadora comunicó el apoyo político de su gabinete de ministros a este pacto preliminar, después de unas complejas negociaciones sobre la retirada británica de la UE, que se concretará el 29 de marzo de 2019.

May afirmó que el acuerdo al que ha llegado con la UE sobre el “brexit” es “el mejor que podía ser negociado”

La jefa del Gobierno británico admitió que se trató de un “larga, detallada y apasionada” reunión del Gobierno sobre la futura relación que tendrá el Reino Unido con el bloque europeo.

UN CAMINO DE 2 AÑOS

Desde la inesperada decisión por referéndum a favor de abandonar la Unión Europea hasta la aprobación este miércoles por Londres del acuerdo con Bruselas, Reino Unido ha vivido dos años y medio de accidentado avance hacia el Brexit.

A FAVOR

El 23 de junio de 2016, en un referéndum que se saldó con 52% de votos a favor y 48% en contra, los británicos decidieron poner fin a 43 años de integración en la Unión Europea.

Este resultado llevó al primer ministro conservador David Cameron, que había convocado la consulta y encabezó la campaña por permanecer en la UE, a dimitir.

En la pugna por remplazarlo, el exalcalde de Londres Boris Johnson, partidario del Brexit, se retiró en el último momento y Theresa May, ministra del Interior de Cameron durante seis años, se convirtió en primera ministra el 11 de julio.

RECUSACIÓN Y PARLAMENTO

El 3 de noviembre de 2016, la Alta Corte británica dictaminó que el gobierno necesitaba aprobación parlamentaria para iniciar el proceso del Brexit.

El tabloide Daily Mail calificó a los jueces de “enemigos del pueblo” y el gobierno recurrió la decisión.

El 24 de enero de 2017, la Corte Suprema confirmó el fallo, aunque dijo que el ejecutivos no tenía obligación de consultar a las autoridades de Escocia, Irlanda del Norte o Gales en las negociaciones.

El 13 de marzo, el Parlamento aprobó la ley que daba vía libre a May para iniciar la ruptura con la UE.

SALIDA

Con una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la que anunciaba formalmente su intención de salir del bloque, el 29 de marzo de 2017 el gobierno británico puso en funcionamiento el Artículo 50 del Tratado europeo de Lisboa que rige el mecanismo de retirada voluntaria de un país miembro.

Se inició así el plazo de dos años que debe desembocar en la salida británica el 29 de marzo de 2019.

PIERDE LA MAYORÍA

Intentando aprovechar la aparente debilidad del opositor Partido Laborista y fortalecer su posición en las negociaciones del Brexit, May adelantó las elecciones al 8 de junio y fracasó: perdió la mayoría absoluta y tuvo que negociar el apoyo de los 10 diputados del partido unionista norirlandés DUP para poder gobernar.

La cuestión de Irlanda se convirtió en el principal escollo en la negociación sobre los términos de divorcio. La UE y Dublín exigen que la frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda siga siendo de libre tránsito, pero ello casa mal con la oposición del DUP a que los norirlandeses tengan un trato diferente al resto de británicos.

TERMINOS CLAVES

El 8 de diciembre de 2017, tras negociaciones maratonianas, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y May anunciaban en Bruselas haber llegado a un acuerdo sobre algunos términos claves de la separación.

Estos incluían la factura que Reino Unido deberá pagar respetando los compromisos previamente adquiridos con el bloque: 39.000 millones de libras (51.000 millones de dólares, 44.000 millones de euros).

Tras meses de debate y tras recibir el asentimiento formal de la reina Isabel II, el texto que promulga la decisión de salir de la UE se convirtió en ley el 26 de junio de 2018.

ACUERDO

El 13 de noviembre de 2018, el gobierno británico anunció que los negociadores de Reino Unido y la Unión Europea alcanzaron un “proyecto de acuerdo”.

Al día siguiente, pese a sus divisiones, los miembros del gabinete de la primera ministra británica le dieron luz verde en un consejo de ministros extraordinario que duró cinco horas.

El acuerdo deberá aún ser oficialmente aprobado por los líderes europeos reunidos en una cumbre y ratificado después por los parlamentos europeos y británico.

MINISTROS DIMISIONARIOS

El 6 de julio de 2018, May obtuvo el acuerdo de su gobierno para negociar el mantenimiento de estrechas relaciones comerciales con la UE tras el Brexit.

En los tres días siguientes, dimitieron el euroescéptico ministro del Brexit David Davis, quien afirmó que May estaba “cediendo demasiado y demasiado rápido”, y el ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, que se convirtió en el principal detractor de los planes de May a través de su columna semanal en el diario Daily Telegraph.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada