El G20 quiere ser un escenario amigable y seguro para construir consensos

El director del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, de Argentina, Hernán Lombardi (imagen), responsable de la organización de la reunión, explicó hoy a representantes de medios de comunicación nacionales e internacionales los preparativos de la cumbre, considerada asunto de Estado por la República Argentina.

La cumbre del G20, que se celebrará en Buenos Aires el 30 de noviembre y 1 de diciembre próximos, quiere ser un escenario amigable y seguro para la construcción de consensos sobre temas que preocupan al mundo.

Esto es lo que piensa el Gobierno argentino sobre este foro creado en 1999 como escenario de debate de presidentes de bancos centrales y ministros de finanzas y que en 2008 derivó en un cónclave en el que participan también los jefes de Estado y/o de Gobierno de los países miembros.

El director del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, de Argentina, Hernán Lombardi, responsable de la organización de la reunión, explicó hoy a representantes de medios de comunicación nacionales e internacionales los preparativos de la cumbre, considerada asunto de Estado por la República Argentina.

Lombardi puso el acento en que Argentina se encuentra ante la cumbre “más grande de su historia por el nivel de exigencia” que reclama la planificación y organización del evento.

Veterano político que ya fue ministro en el Gobierno de Fernando de la Rúa (1999-2001), Lombardi se mostró empeñado en conseguir que no falle ningún aspecto ni falte detalle alguno en esta cita que durante dos días cambiará el paisaje y el paisanaje de Buenos Aires.

El alto nivel de excelencia de la reunión es la “parte central” del modo del que Argentina quiere recibir a los ilustres huéspedes de 19 países más la Unión Europea, aunque sin olvidar la austeridad que impone el momento por el que atraviesa un país sumergido en una profunda crisis económica.

Hernán Lombardi destacó también el deseo de que ésta no sea solo una cumbre del Gobierno de la Nación, sino del país entero, y es por ello por lo que se han introducido en el programa actividades en las que van a participar sus 23 provincias, más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y sus representantes, lo que contribuirá a brindar a los asistentes un escenario hospitalario.

Ese escenario será, según Lombardi, “robustamente seguro en una ciudad maravillosa”, gracias a un trabajo en equipo coordinado por él en el que participan distintas instancias de la administración estatal y de la capital federal.

Todos esos factores contribuirán, según el coordinador del G20, a la construcción de un éxito que se tiene que articular durante las reuniones y que se reflejará en los acuerdos que se logren, fruto no sólo de la cita a solas de los líderes sino también de las bilaterales y multilaterales que se lleven a cabo.

La mirada hacia el futuro con las novedades en la vida diaria que introducen las nuevas tecnologías y su influencia en la productividad, así como el papel predominante del tema de la perspectiva de género, son los principales retos de esta cumbre, que ha generado gran expectación.

Prueba de ello es la gran infraestructura puesta al servicio de los medios de comunicación por el Gobierno argentino, un centro internacional dotado con 900 puestos para que los informadores desarrollen su tarea en las mejores condiciones posibles.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada