Xi Jinping se reúne con Felipe VI y cena con los Reyes tras llegar a España

El rey Felipe (2d), acompañado por la reina Letizia (d), y el presidente de China, Xi Jinping (2i), junto a su mujer Peng Liyuan (i), esta noche en el Palacio de la Zarzuela antes de la cena que los reyes ofrecen al mandatario chino.

El presidente de China, Xi Jinping, ha abierto este martes la agenda de su visita de Estado a España en el Palacio de la Zarzuela, donde se ha reunido con Felipe VI en el despacho del monarca y ha asistido a una cena que los Reyes le han ofrecido a él y a su esposa, Peng Liyuan.

Antes de acceder al comedor privado de la Zarzuela, don Felipe y doña Letizia, que mañana recibirán oficialmente a sus invitados con una solemne ceremonia de bienvenida a España organizada en el Palacio Real, han comparecido con Xi y su esposa ante los numerosos medios gráficos presentes en el Salón de Audiencias, donde los cuatro, sonrientes, han intercambiado algunos comentarios en tono distendido.

En la entrega de regalos que ha precedido a la cena, los Reyes han obsequiado a sus invitados con un retrato fotográfico dedicado de don Felipe y doña Letizia, el lienzo “Abstracto Naturalezas Flotantes” del pintor segoviano Alberto Reguera, un balón de fútbol firmado por los jugadores de la selección española y la camiseta oficial serigrafiada con el nombre del presidente chino y el número 8.

Por su parte, Xi y su esposa han entregado a sus anfitriones un plato ornamental de cerámica con el motivo “Viento en popa”, un tradicional bordado de Suzhou que recrea una fotografía de los Reyes con sus hijas y un disco con canciones interpretadas por la primera dama china, Peng Liyuan, célebre en su país como soprano.

Previamente, Felipe VI ha mantenido en su despacho oficial una reunión con el jefe de Estado chino, tras recibir a su invitado ante las cámaras en el Salón de Audiencias, un encuentro bilateral al que han asistido el ministro español de Exteriores, Josep Borrell, y el viceministro chino del mismo departamento, Quin Jang, así como los respectivos embajadores.

Xi Jinping ha llegado hoy a Madrid en la primera visita de Estado de un presidente chino en 13 años, después de la que protagonizó Hu Jintao en 2005, con el objetivo de mejorar la relación bilateral ya estratégica con España y fortalecer la alianza china con la UE en asuntos internacionales.

Mañana, tras la ceremonia oficial de bienvenida en el Palacio Real, Jinping acudirá el Senado, donde pronunciará una intervención en el antiguo salón de sesiones ante los diputados y senadores reunidos en una sesión solemne de las Cortes Generales en el antiguo salón de plenos, tras ser distinguido con las medallas de ambas Cámaras.

El mandatario chino, que será recibido a su llegada por los presidentes del Congreso, Ana Pastor, y del Senado, Pío García-Escudero, visitará asimismo una exposición bibliográfica en la biblioteca de la Cámara Alta, una joya neogótica construida íntegramente en hierro forjado.

Doña Letizia acompañará a Peng Liyuan en una visita al Teatro Real mientras su esposo completa el programa previsto en el Senado, al que seguirá una entrevista con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en la Moncloa, donde ambos presidirán una firma de acuerdos sobre fiscalidad, empleo, cultura, investigación y comercio, en este caso para facilitar las exportaciones españolas de carne porcina y uva de mesa.

La agenda de mañana miércoles se cerrará con la cena de gala que los Reyes ofrecerán en honor de Xi y su esposa en el Palacio Real, a la que asistirán decenas de invitados de los dos países y durante la que tomarán la palabra los dos jefes de Estado.

Xi Jinping asumió la presidencia de China en marzo de 2013, en sustitución de Hu Jintao, y el pleno de la Asamblea Nacional Popular aprobó el pasado 11 de marzo una enmienda constitucional que elimina el límite máximo de dos mandatos de cinco años consecutivos para la Jefatura del Estado y le permite presentarse indefinidamente a la reelección.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada