Jaume Gramona, profesor de viticultura: “El crecimiento de los vinos espumosos en el mundo, en los últimos 10 años, alcanzó alrededor de un 30%”

Jaume Gramona, profesor de viticultura, en Salvaterra de Miño.

Jaume Gramona ha venido a Salvaterra para formar, a través de una Master Class, a un grupo de técnicos y bodegueros que se interesaron por inscribirse para aprender sobre la elaboración de espumosos, según el método tradicional. Gramona es diplomado nacional en Enología por la universidad francesa de Dijón y profesor de viticultura. Invitado por el Concello de Salvaterra en esta 5ª Festa dos Viños Espumosos, da por primera vez este sesgo profesional al evento.

Está contento con sus ‘alumnos’ que son técnicos de bodega. “Gratamente sorprendido por el interés, por las ganas y la atención que todos ellos han puesto”, dice.  Y también a la inversa: “Yo aprendo de ellos también porque desconozco esta Denominación de Origen Rías Baixas”.

Para Gramona, lo que se necesita “para hacer un buen vino es una zona con un paisaje, con una gastronomía, una historia, un saber hacer…que pueda impregnar sus vinos y, por qué no, un buen espumoso.  El Penedés, en Cataluña, o la región de Champaña, en Francia, tienen también ese potencial”.

Este profesor asegura que, en Galicia, tenemos la “materia prima”.  Lo que ocurre es que los franceses nos llevan 150 años de adelanto y los del Penedés también van por delante “unos cuantos años”.

Y recomienda: “Aquí lo único que hay que hacer es experimentar;  dejar que los enólogos inviertan en diseños; que los empresarios se atrevan con ‘coupage’ o mezclas de vinos para aumentar las cualidades con treixadura, albariño, godello…Y, si es así, yo creo que se pueden hacer muy buenos vinos”.

“El potencial existe. Otra cosa es la paciencia, no querer ir demasiado rápido…No solo elaborar un espumoso  joven, fresco y afrutado de 9 meses, sino hacer una buena crianza del espumoso en contacto con su borra o poso que exprese su ‘terroir’ o terruño. Esto hará que el vino sea distinto a otros que hay en el mundo donde existe una gran oferta”.

COMERCIALIZACIÓN

Jaume Gramona está de acuerdo con que, si hay demanda de espumosos, entonces el espumoso ha llegado para quedarse. Eso sí, no es fácil competir en el mercado ni se puede pensar, dice, que sea un camino de rosas.

Reconoce que en el Penedés “nos hemos equivocado”.

Entonces sentencia: “Por eso, aquí, hay que hacer las cosas despacio, bien hechas, con cautela, con valor añadido…Y, entonces, habrá bodegas que van a conseguir lo que para mí serían vinos de calidad, de gama alta y, si eso se consigue, será necesario mostrarlo al mundo entero”.

Por eso este catalán vuelve sobre conceptos como “paciencia, tenacidad, pasión, personalidad” a la hora de hacer un espumoso.

A ello se suma “lo que he visto aquí: gente joven o menos joven con ganas de aprender, con voluntad de crecer y de dar a Galicia y a esas DO visibilidad en el mundo de los espumosos”.

El diagnóstico de Gramona sobre los espumosos es muy positivo. “El espumoso está en auge. La Oficina Internacional del Vino, OIV, ha dado unos resultados  como que, en los últimos 10 años, el crecimiento de los vinos espumosos en el mundo alcanzó alrededor de un 30%. ¡Una barbaridad!¡Es muchísimo! Mientras los tintos están estabilizados y los blancos van creciendo entre un 3 y un 5%, a la gente le gustan los vinos espumosos”, concluye.

Destaca también Gramona el auge de los prosecos italianos que “han dado un golpe muy fuerte”.  Y en España, dice, que los espumosos no son sólo para chin-chin o festejar un aniversario o una celebración.  Forman parte de una cultura más allá de acompañar a un aperitivo y ya se han convertido en un vino de armonización gastronómica.

Y si conseguimos esto…(Se interrumpe…)Sin embargo, hay que ser consciente de que todavía los espumosos están “sectorizados” ya que el 50% de la venta se produce entre los meses de diciembre y enero. Por el contrario, dice, “yo creo que cada vez se va desconcentrando más y dando más oferta”. Gramona quiere subrayar que el vino espumoso no es exclusivo de Champaña…y que existe una tradición en san Sadurní de Noia, en el Penedés. Y añade, cómo no, aquello de que no mezclemos política con vinos…

“La grandeza de este país es tener unas zonas para hacer finos y manzanillas…Y por tanto, aprovechemos lo que hacemos bien…Seguro que desde Galicia saldrán también vinos espumosos…De momento, a amar un poco más lo que sale de nuestro país”.

Jaume Gramona es crítico con el consumo que nos hace, en ocasiones, gastar un dineral en buscar un champagne y…, añade, no es oro todo lo que reluce como se comprueba en las catas a ciegas. Se deduce, por tanto, que nos invita a comprar espumosos de proximidad.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
41