La OPEP acuerda recorte mayor al esperado tras una extensa negociación

 La OPEP finalmente puso fin al punto muerto sobre las reducciones a la producción, tras acordar un recorte mayor de lo esperado con sus aliados después de dos días de difíciles negociaciones en Viena.

El cartel y sus socios acordaron retirar 1,2 millones de barriles diarios del mercado, de los cuales 800.000 barriles corresponderán a la propia la Organización de Países Exportadores de Petróleo. Irán salió victorioso de las polémicas negociaciones, afirmando que obtuvo una exención de recortes debido a los efectos de las sanciones de Estados Unidos.

El crudo subió hasta un 5,8 por ciento en Londres, lo que aumentó el riesgo de que el acuerdo pudiera enfadar al presidente de EE.UU., Donald Trump, quien había instado al grupo a mantener los grifos abiertos y los precios bajos.

El avance en la secretaría de la OPEP se produjo tras una serie de reuniones bilaterales convocadas por Rusia, que no es miembro del grupo, y que se convirtió en el intermediario clave entre los archirrivales, Arabia Saudita e Irán. La OPEP se ha visto sometida a una creciente presión por parte de las fuerzas que han vuelto a trazar el mapa mundial del petróleo, dejándolo cada vez más dependiente del apoyo de Rusia, a la vez que sujeto a la vehemente oposición de Trump.

El acuerdo final fue inesperado, ya que las discusiones se habían centrado anteriormente en una propuesta de reducción de la producción de la OPEP y sus aliados de alrededor de 1 millón de barriles al día, y un recorte de la OPEP de 650.000 barriles del total, según los delegados.

“Dado lo mucho que se han minimizado las expectativas sobre el resultado de esta reunión, este resultado es una grata sorpresa”, dijo Harry Tchilinguirian, jefe de estrategia de mercados de productos básicos de BNP Paribas. “La OPEP ha dado al mercado petrolero una dirección que parecía estar ausente ayer”.

Los productores utilizarán los niveles de producción de octubre como base para los recortes y el acuerdo se revisará en abril. Rusia ha propuesto una contribución equivalente a una reducción del 2 por ciento a partir de ese mes, según un delegado, quien dijo que las cifras aún están en discusión. Dicho recorte equivaldría a 228.000 barriles por día, según los cálculos de Bloomberg, mayor que su propuesta inicial de no más de 150.000 barriles por día.

“Estoy seguro de que nuestra determinación, nuestro profesionalismo y nuestra voluntad de lograr resultados son tan fuertes como siempre”, dijo el ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, sobre la llamada coalición OPEP+. “En las condiciones actuales es extremadamente importante enviar una señal fuerte al mercado”.

Mucho ha cambiado para la OPEP desde 2016, cuando Rusia y Arabia Saudita pusieron fin a su animosidad histórica y comenzaron a gestionar el mercado juntos. La alianza ha transformado el cartel en un duopolio en el que el Kremlin está afianzando su poder.

“La OPEP, o más precisamente Arabia Saudita, ha sido la cabeza del mundo petrolero durante casi seis décadas; sin embargo, en estos días parece incapaz de tomar una decisión sin la bendición de Rusia, y mucho menos sin arriesgarse a la ira del presidente de EE.UU.”, dijo Stephen Brennock, analista de PVM Oil Associates en Londres.

Presión de EE.UU.

El mayor productor de la OPEP, Arabia Saudita, bajo presión económica tras el colapso de los precios del petróleo el mes pasado, ha intentado caminar por una delgada línea entre evitar un superávit el próximo año y apaciguar a Trump. El presidente ha recurrido a su cuenta de Twitter para reprender las políticas del grupo y considera que los bajos precios del petróleo son la clave para sostener el crecimiento económico de EE.UU.

Mientras los ministros se reunían el miércoles, Trump tuiteó que el “mundo no quiere ver, ni necesita, precios más altos del petróleo”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada