Los jóvenes españoles regresan a su país en busca de oportunidades

A Maite Álvarez, una inmunóloga formada en la Universidad de Stanford, le llevó siete años planear su regreso a España.

“Volver a mi país ha sido una experiencia muy positiva”, dijo Álvarez, que tiene 36 años y volvió a España en marzo para ocupar un cargo en el laboratorio de inmunología oncológica de la Universidad de Navarra en Pamplona. “La idea fue siempre volver a España para estar cerca de mi familia y continuar investigando”.

Veinte trimestres consecutivos de expansión dan a los jóvenes españoles talentosos una razón para volver a su país y reanudar una vida profesional enriquecida con la experiencia y los conocimientos adquiridos en el exterior. Las estadísticas indican que España está alcanzando un punto de inflexión: está a punto de convertirse una vez más en un país de inmigración neta luego de una década en la cual la crisis económica hizo que decenas de miles buscaran mejores oportunidades laborales en el extranjero.

Para muchos de los que vuelven, sin embargo, el regreso al país puede ser difícil, dado que los salarios se ven limitados como consecuencia del elevado desempleo de España: si bien ha descendido de un pico de 26,9 por ciento de 2013, el índice de desempleo es en la actualidad de 14,5 por ciento y llega entre los jóvenes al 38,6 por ciento. Los bajos salarios han generado humor negro, y una cuenta de Twitter llamada Mierda Jobs enumera empleos precarios.

De todos modos, la recuperación permite que compañías como Banco Santander SA empiece a contratar personal nuevamente. El mayor banco de la zona del euro atrae talento –sobre todo en el área digital- a sus operaciones en España, dijo la presidenta de la entidad, Ana Botín.

MEJORES Y BRILLANTES

Santander “crea nuevas oportunidades para los mejores y los más brillantes, al tiempo que también hace posible que quienes antes se fueron del país ahora regresen”, dijo Botín en un correo electrónico. “En el pasado, los especialistas en datos e inteligencia artificial tenían que irse de España para encontrar proyectos innovadores”.

Botín enumeró una serie de nombres que el banco había conseguido atraer de compañías como Vodafone Group PLC, BlackRock Inc. y JPMorgan Chase & Co. a los efectos de mejorar su investigación en inteligencia artificial y ciberseguridad. Entre ellos está Sara Pérez, de 31 años, que pasó seis años en Londres perfeccionándose como analista de seguridad de la información. Volvió a España para ocupar el puesto de jefa de seguridad de la información de Openbank -la entidad crediticia online de Santander- en Madrid.

La toma de conciencia en relación con la ciberseguridad ha “creado nuevas oportunidades para que los miembros de mi profesión desarrollen carreras en su especialidad en España, lo cual habría sido mucho más difícil de concretar hace cinco años”, dijo Pérez, que agregó que le alegraba haber podido trabajar un tiempo en Londres y adquirir nuevos conocimientos y experiencia.

Alrededor de 190.000 españoles abandonaron su país entre el comienzo de la crisis y fines de 2017. Los que regresan y están en edad de trabajar aliviarán la presión sobre un sistema de seguridad social afectado por una fuerza laboral que se reduce 0,3 por ciento anual, dijo Maeva Cousin, economista de Bloomberg Intelligence.

“Los ciudadanos españoles que se establecieron en el exterior durante la crisis empiezan a regresar y crece el ingreso de ciudadanos extranjeros”, dijo Cousin. “En momentos en que el desempleo se acerca a su nivel estructural, este aumento de la fuerza de trabajo española reducirá el riesgo de cuellos de botella en el mercado laboral y contribuirá a que se mantenga un fuerte crecimiento durante más tiempo”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada