70 crías de lince ibérico han nacido en estado salvaje en Castilla-La Mancha

Imagen de la suelta de un lince ibérico en Ciudad Real el pasado mes de febrero.

Un total de 70 crías de lince ibérico han nacido en estado salvaje en Castilla-La Mancha gracias al programa de reintroducción de la especie en la región y con el que se consiguió que en 2016 naciera la primera camada en libertad en la región.

El lince ibérico cuenta con más de 600 ejemplares en España y ha pasado de ser especie catalogada en la categoría de conservación de ‘en peligro crítico’ a ‘en peligro’ gracias al programa financiado por ‘Life+Iberlince’ que ha finalizado en 2018 y en el que Castilla-La Mancha ha participado activamente para contribuir a la conservación de esta especie en la Península Ibérica.

En Castilla-La Mancha se reintrodujeron en el medio natural, tanto en los Montes de Toledo como en Sierra Morena Oriental (Ciudad Real), un total de 70 ejemplares de lince ibérico y han nacido en estado salvaje 70 crías desde la primera camada de 2016, algo que, según el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez, “parecía impensable y hoy es una realidad gracias al esfuerzo realizado entre todos”.

El proyecto europeo ‘Life+Iberlince’ en el que se han implicado las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia, en España, ha posibilitado desde el 2011 y hasta este año el establecimiento de cuatro poblaciones nuevas de la especie con al menos cinco hembras reproductoras en cada una de ellas.

En Castilla-La Mancha, desde la empresa Fomento y Medio Ambiente de Castilla-La Mancha (Fomecam) se han instalado carteles informativos en las áreas de actuación del proyecto ‘Iberlince’, un total de tres en la provincia en Toledo, Mazarambroz, Las Ventas con Peña Aguilera y San Pablo de los Montes, y dos en la de Ciudad Real, en los términos municipales de Viso del Marqués y Almuradiel.

Para el próximo programa se trabajará en consolidar las poblaciones existentes, hasta alcanzar al menos las 20 hembras territoriales y conectar los núcleos de lince ibérico que existen en la Península, a través de los denominados ‘corredores naturales de la especie’.

En el caso de Castilla-La Mancha, Martínez ha explicado que las conexiones prioritarias para la especie pasarían por conseguir el intercambio de ejemplares entre los Montes de Toledo y Sierra Morena, las dos áreas de reintroducción existentes y donde se asienta el lince ibérico, con las otras poblaciones del proyecto, principalmente en Extremadura y Andalucía.

De esta forma, los corredores entre los Montes de Toledo y Sierra Morena, a través de la ZEC de Picón en Ciudad Real y el Parque Nacional de Cabañeros; Montes de Toledo y Matachel (Extremadura) pasando por la comarca toledana de la Jara y la extremeña de Las Villuercas, o la conexión natural entre Sierra Morena con Andújar a través del área de Guarrizas (Jaén).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada