La inflación en la OCDE se frenó en noviembre, cuando creció un 2,7 por ciento

Transeúntes durante un día de rebajas.

La inflación interanual en la OCDE se frenó en noviembre pasado, cuando creció un 2,7 % tras la subida del 3,1 % registrada el mes anterior, una ralentización que se explica sobre todo por la moderación del aumento de los precios de la energía.

Éstos subieron un 6,8 % en noviembre con respecto al mismo mes de 2017, frente al incremento del 10,4 % interanual registrado en octubre, indicó hoy en un comunicado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

También se desaceleró el encarecimiento de los productos alimentarios, que subieron un 1,9 % tras el 2,1 %.

Sin contar esos dos elementos más volátiles, la inflación subyacente en el conocido como el “Club de los países desarrollados” fue del 2,2 %, una décima menos que en octubre.

La organización destacó la subida del 21,6 % de la inflación en Turquía.

Entre los países del G7, la inflación se frenó en Canadá (1,7 % tras 2,4 %), Japón (0,8 % tras 1,4 %), Francia (1,9 % tras 2,2 %), Estados Unidos (2,2 % tras 2,5 %) y Alemania (2,3 % tras 2,5 %). Se mantuvo estable en Italia (1,6 %) y en el Reino Unido (2,2 %).

En la zona euro, la inflación fue del 1,9 % tras el 2,2 % de octubre y del 1 % si no se tienen en cuenta los precios de la energía y la alimentación, frente al 1,1 % del mes anterior.

En el conjunto del G20 la inflación fue del 3,4 %, cuatro décimas menos que en octubre, con ralentizaciones en Brasil (4 % tras el 4,6 %), India (4,9 % tras 5,2 %) o China (2,2 % tras 2,5 %).

Se mantuvo estable en Indonesia (3,2 %) y aumentó en Argentina (48,5 % tras 45,9 %), Rusia (3,8 % tras 3,5 %), Arabia Saudí (2,8 % tras 2,4 %) y Sudáfrica (5,1 % tras 5 %).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada