Trump perdió en lo del muro pero ¿Ganará en lo comercial?

Xi y Trump.

El presidente Donald Trump dice que no le entusiasma el paquete de gastos que el Congreso acordó para financiar al gobierno durante el resto del año fiscal. Esto no es sorpresa. Aunque los detalles del acuerdo no están del todo claros, ciertamente parece que las cosas se pusieron peores para él que si hubiera cedido en diciembre y evitado el cierre del gobierno durante 39 días. El nuevo plan contiene menos dinero por menos millas de nuevas barreras fronterizas. Aunque la administración tenga más flexibilidad sobre dónde gastar los fondos (también incierto hasta ahora), los US$1.375 millones del paquete no se acercan en absoluto a los US$5.700 millones que había solicitado. O, como lo expresa Greg Sargent, esto es básicamente una rendición.

El episodio revela la verdad acerca de los miembros republicanos del Congreso: aunque tienen poco interés en arrastrar al presidente republicano, tampoco están dispuestos a ceder sobre política. El muro fronterizo ha sido un buen caso de prueba. A diferencia de la reducción de impuestos, la anulación de Obamacare o la confirmación de jueces conservadores, el muro era básicamente un proyecto de Trump en lugar de una idea republicana. Y no pudo lograr su financiación, ni en el 115º Congreso de mayoría republicana ni en el 116º actualmente controlado por los demócratas. E incluso en los impuestos y la atención médica, los republicanos en el Congreso básicamente ignoraron la larga lista de preferencias poco ortodoxas que Trump ha impulsado con el tiempo. En cambio, siguieron adelante con lo que habrían hecho si Marco Rubio o Scott Walker o una máquina hubieran sido presidente.

Pero el muro es mucho menos importante que el nuevo acuerdo comercial con Canadá y México, que debe ser ratificado por ambas cámaras del Congreso.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada