EL BCE prevé un crecimiento económico más débil y prepara más liquidez

tuvo un beneficio neto de 1.575 millones de euros en 2018, un 23 % más

Vista de la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort (Alemania).

El Banco Central Europeo (BCE) prevé que “el crecimiento económico de la zona del euro a corto plazo va a ser más débil de lo anticipado previamente” y quiere preparar rápidamente más liquidez a largo plazo.

Así se desprende de las actas de la reunión de política monetaria de finales de enero, publicadas hoy, en las que el Consejo de Gobierno consideró que era necesario que el análisis técnico para preparar nuevas operaciones de liquidez “proceda rápidamente”.

Las nuevas operaciones de liquidez “deberían reflejar que hay que lograr los objetivos de la política monetaria”.

“Aunque cualquier decisión a este respecto no debería ser tomada demasiado apresuradamente, el análisis técnico requerido para preparar opciones de política monetaria para operaciones de liquidez futuras debe proceder rápidamente”, consideró el Consejo de Gobierno en la reunión de enero.

BENEFICIOS

El Banco Central Europeo (BCE) tuvo en 2018 un beneficio neto de 1.575 millones de euros, un 23,5 % más que en 2017, debido al aumento de ingresos netos por intereses en la cartera en dólares y en la cartera del programa de compras de deuda.

El BCE informó este jueves que los ingresos netos por intereses ascendieron a 2.277 millones de euros en 2018 (1.812 millones en 2017).

Los ingresos netos por intereses procedentes de los activos de reserva en moneda extranjera ascendieron a 862 millones de euros (534 millones en 2017) debido al aumento de los ingresos por intereses de la cartera en dólares.

Los ingresos netos por intereses derivados del programa de compra de deuda aumentaron en 245 millones de euros hasta situarse en 820 millones de euros, como resultado de las compras y del mayor rendimiento de los valores adquiridos durante el año en comparación con los rendimientos históricos de la cartera.

En cambio, como resultado de las amortizaciones, los ingresos netos por intereses obtenidos del Programa para los Mercados de Valores (SMP), descendieron hasta 384 millones de euros (447 millones en 2017).

Los ingresos por intereses del BCE procedentes de sus tenencias de deuda pública griega en el marco del SMP fueron de 127 millones de euros (154 millones en 2017).

Las pérdidas de operaciones financieras fueron de 77 millones de euros (161 millones de ganancias realizadas en 2017), debido a las pérdidas por precio en la cartera en dólares estadounidenses.

El beneficio neto del BCE se distribuye a los bancos centrales nacionales de la zona del euro.

El Consejo de Gobierno decidió realizar una distribución provisional de beneficios, por importe de 1.191 millones de euros, el 31 de enero de 2019.

En su reunión de ayer, el Consejo de Gobierno decidió distribuir los beneficios restantes, por importe de 384 millones de euros, el 22 de febrero de 2019.

El balance total del BCE aumentó en un 8 %, hasta situarse en 447.000 millones de euros (414.000 millones en 2017) por la compra de deuda.

El balance consolidado del Eurosistema, formado por el BCE y los bancos centrales nacionales, aumentó un 5 % hasta 4,702 billones de euros (4,468 billones de euros en 2017), también por las compras de deuda.

Las tenencias del Eurosistema de valores mantenidos con fines de política monetaria se situaron en 2,651 billones de euros (2,386 billones en 2017).

Las tenencias relacionadas con el último programa de compra de deuda se incrementaron en 284.000 millones de euros situándose en 2,570 billones de euros.

Los valores mantenidos en el marco de los dos primeros programas de adquisiciones de bonos garantizados y del SMP descendieron en 2.000 millones de euros y 16.000 millones de euros respectivamente debido a amortizaciones.

Las tasas cobradas a las entidades supervisadas ascendieron a 518 millones de euros (437 millones en 2017).

Estas tasas son para recuperar los gastos incurridos por el BCE en el ejercicio de sus funciones de supervisión y el incremento en 2018 está relacionado principalmente con el trabajo asociado a las evaluaciones globales y la prueba de resistencia de la Autoridad Bancaria Europea (ABE).

Los gastos de personal descendieron hasta 515 millones de euros (535 millones en 2017) debido a un cargo no recurrente incluido en 2017 relacionado con prestaciones post-empleo, otras prestaciones a largo plazo e indemnizaciones por cese para el personal del BCE.

Otros gastos de administración aumentaron hasta 599 millones de euros (539 millones en 2017), debido sobre todo al incremento de los gastos relacionados con las funciones de supervisión del BCE.

TIPOS DE INTERÉS

Los expertos aconsejan al Banco Central Europeo (BCE) que “calibre” la comunicación sobre la senda futura que tendrán los tipos de interés y las reinversiones de deuda, y que tenga en cuenta “la interacción” entre ambos instrumentos, que actualmente son las principales herramientas de estímulo monetario.

“La necesidad de esta visión de conjunto es particularmente oportuna en el contexto actual del Eurosistema”, según aseguran los expertos Óscar Arce, Galo Nuño y Carlos Thomas en un informe analítico del Banco de España.

En el citado estudio, los expertos analizan el impacto que tendría en la economía de la eurozona, los distintos anuncios relativos al horizonte de las reinversiones y su posible interacción con comunicaciones adicionales sobre la evolución futura de los tipos de interés.

Por ejemplo, para los horizontes más largos de reinversiones, el efecto en el momento del anuncio en el PIB y en la inflación sería del 0,6 % y del 0,5 %, respectivamente.

Una cifra que compara con un 0,2 % para ambas variables en el caso de que el BCE haga este anuncio, pero sin aclarar la orientación futura sobre los tipos de interés.

Por este motivo, los expertos han pedido al organismo visión de conjunto en la comunicación de ambas variables.

Los analistas recuerdan que el final del programa de compra de deuda del BCE ha dado paso a una nueva fase, en la que la orientación futura sobre sus tipos de interés y la reinversión de los vencimientos de dichos activos han tomado el relevo como principales herramientas de estímulo monetario.

“Ambas herramientas permitirían modificaciones en su formulación, encaminadas a reforzar dicho estímulo en caso necesario”, como, por ejemplo, una eventual “reversión severa” de la recuperación económica y de la inflación en la UEM.

Sería posible asimismo la introducción de otras medidas adicionales, como han señalado en repetidas ocasiones diversos responsables del Eurosistema, han añadido.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada