Federico de Montalvo, presidente del Comité de Bioética de España: “Éticamente el aborto no es sostenible”

El presidente del Bioética de España, Federico de Montalvo, durante la entrevista concedida a Efe en la que repasa asuntos éticamente complejos como el aborto, la eutanasia, el suicidio, la prostitución o los padres antivacunas.

“Éticamente el aborto es un mal”, defiende el presidente del Bioética de España, Federico de Montalvo, quien sin embargo reconoce que la excelencia ética aplicada a la sociedad a veces puede conllevar más problemas y que la realidad social del aborto requiere una solución legal que no penalice a la mujer.

En una entrevista, el responsable del Comité de Bioética -órgano independiente y de carácter consultivo sobre materias relacionadas con las implicaciones éticas y sociales de la Biomedicina y Ciencias de la Salud- repasa asuntos éticamente complejos como el aborto, la eutanasia, el suicidio, la prostitución o los padres antivacunas.

PREGUNTA: ¿Se adecua la ley del aborto a la realidad española o debería modificarse?

RESPUESTA: Hace cuatro años emitimos un informe sobre este tema en el que algunos apuntamos que sería interesante trabajar en fórmulas un poco más novedosas a la hora de afrontar el problema.

Primero dijimos que el problema en España se había ideologizado en exceso: una cosa es que un debate sea moralmente complejo y otra que se transforme en un debate ideológico.

A mí la regulación actual no me gusta, pero tampoco me gusta la regulación del 85 y creo que modelos de información orientada, como han desarrollado los alemanes, serían interesantes.

(La ley vigente establece el aborto libre hasta la semana 14, amplía el plazo hasta la 22 en caso de riesgo de la vida o salud de la mujer o graves anomalías en el feto. La anterior legislación, de 1985, despenalizó el aborto en las primeras 12 semanas de embarazo sólo en el supuesto de violación, hasta las 22 semanas en casos de riesgos de malformaciones en el feto y sin límite en el supuesto de riesgo para la salud física y mental de la madre).

P: ¿Qué fórmulas novedosas?

R: En el debate sobre el aborto -y también sobre la eutanasia- podemos pensar algo desde el punto de vista ético, pero la manera legal de afrontarlo no sé si es idéntica.

El derecho debe tener siempre en cuenta la ética, pero también, al regular y ser coercitivo, debe tener en cuenta las consecuencias que esa legislación produce en la sociedad. La excelencia ética aplicada a la sociedad a veces puede provocar más conflictos.

P: ¿Qué se propone?

R: Sobre el aborto hicimos un informe en el cual la mayoría del comité estuvo de acuerdo con el anteproyecto de Ruiz Gallardón. Hubo cinco miembros que mostraron ciertos reparos: de hecho, hubo un grupo de tres personas que no mostrábamos un reparo ético a esa propuesta, porque consideramos que éticamente el aborto no es sostenible, pero que la solución legal no podía ser la que se estaba dando.

A veces, cuando tenemos que resolver un tema ético debemos pensar de manera transfronteriza. Prohibir algo en España cuando fácilmente se puede obtener con recursos fuera me plantea un dilema. No quiere decir que eso convierta el aborto éticamente en algo bueno, pero la solución legal no puede ser ocultar una realidad que es que determinadas mujeres se vayan a abortar a Francia y en cambio las que no puedan no vayan y aborten aquí.

P: Las cifras del aborto son estables (94.123 en 2017, un aumento del 1 % tras cinco años de descensos).

R: Me resulta paradójico, lo digo respetando las decisiones que toman las personas y no culpabilizando a nadie, que una sociedad que ha avanzado tanto en derechos sexuales y en información sexual siga planteando el debate del aborto, que siga existiendo el aborto. Yo le encuentro algo extraño. Quedarnos con eso tranquilos… no soy de esa opinión, otra cosa es qué fórmula.

De hecho, cuando se le pregunta a gente joven si el aborto debe estar prohibido y hay quien dice que sí, después casi nadie dice que haya que meter en la cárcel a la persona que aborta. Ahí se produce la gran paradoja: algo éticamente no nos gusta, pero jurídicamente no sabemos qué respuesta darle.

P: ¿Considera que la educación sexual en España es suficiente para evitar embarazos no deseados o que se recurra al aborto?

R: Los chavales de ahora tienen acceso a mucho más conocimiento, ya no es tabú. Otra cosa es cómo en determinados ámbitos se está produciendo una deseducación sexual, sobre todo a través del acceso a la pornografía. Me preocupan los roles en los que se cosifica a la mujer, que los chavales asumen.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada