Viveiro, esculturas articuladas que hablan al alma y al corazón

El encuentro de Jesús con su Santísima Madre. Las figuras articuladas de la Semana Santa vivariense en la iglesia de san Francisco de Viveiro.

Sí, en Viveiro las figuras de los pasos tienen voz propia. Te hablan al alma, al corazón,…Transmiten su espiritualidad sin necesidad de homilías –aunque también las hay- como la mejor catequesis en una sociedad dominada por la imagen. En este Viernes Santo vivariense la lluvia de primera hora de la mañana tampoco pudo impedir ese diálogo.

En la iglesia de San Francisco –poseedora del ábside franciscano más alto de Galicia- la procesión del Encuentro conmovía a locales y visitantes. El silencio que reinaba en la iglesia, cuando salió la imagen, se cortaba. Cuanto la figura articulada de Cristo reproducía las tres caídas que atribuye la tradición cristiana al camino del Calvario, sobrecogía el espectáculo y ablandaba los corazones más duros. Luego, el encuentro con el joven discípulo Juan y la llegada de su Madre fue un ir ‘in crescendo’ de emotividad y sentimiento. La figura articulada de María sostenía un pañuelo con el que se secaba las lágrimas. Cuando se encuentran Madre e Hijo y ambas figuras se acarician, algo se partía en el corazón de los espectadores. Dicen los locales que todo esto es más impresionante en la Plaza Mayor de Viveiro, pero esta vez el tiempo no lo permitió.

Las figuras articuladas de esta mañana, El Encuentro, y el Desenclavo de esta tarde, sostienen algunos, es lo que distingue más a la Semana Mayor de Viveiro con respecto a otras. Lo más singular y diferenciador.

A media mañana, el Sermón de las Siete Palabras, que organiza la Hermandad del mismo nombre, fue seguido también por numerosos fieles que llenaron la iglesia de San Francisco. El sacerdote Óscar Fernández Expósito fue el encargado por la Hermandad de interpretar las Siete Palabras. Le antecedía una voz en off con el pasaje correspondiente, y la Coral Polifónica ‘Alborada’ de Viveiro interpretaba, de forma intercalada, piezas polifónicas referentes a la pasión.

Este Sermón de las Siete Palabras ya se celebraba en época de la República. En 1951, al constituirse la Hermandad de las Siete Palabras ésta lo ha organizado desde entonces de forma ininterrumpida. El acto empezó celebrándose en la Plaza Mayor y luego pasó a la Iglesia de San Francisco hasta el día de hoy. Para ello se sitúa en el presbiterio de la iglesia el grupo escultórico del Calvario compuesto por el Cristo de la Agonía, los dos ladrones que la tradición llamó Dimas y Gesmas, la Magdalena que llora al pie de la Cruz, san Juan y la Virgen María. El autor del grupo escultórico es José Rivas, 1946/1949 y los escultores Rodríguez y Puente, autores, en 1952, de las figuras de los dos ladrones.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
12