La poetisa uruguaya Ida Vitale, tras el Cervantes, ahora premio Kilómetro 13.774

La poetisa uruguaya Ida Vitale, Premio Cervantes 2018, tras recibir el premio KM 13774, como reconocimiento a la labor de las personalidades que han contribuido a acercar ambos lados del Atlántico, antes de ofrecer un recital poético esta tarde en Casa América Catalunya, en Barcelona.

 La poetisa uruguaya Ida Vitale, Premio Cervantes 2018, ha ofrecido este jueves un recital de su poesía en la Casa América de Cataluña, que ha aprovechado la visita para galardonar a Vitale con su premio Kilómetro 13.774, creado expresamente para la ocasión.

La poetisa se ha convertido así en la primera receptora de la distinción, creada para “destacar a aquellas personas que hacen que nos sintamos parte de un camino vital compartido” y que contribuyen a “unir puntos muy alejados del Atlántico”, según la directora de la entidad, Marta Nin.

El comisionado de Cultura de Barcelona, Joan Subirats, ha sido el encargado de entregar el premio, con el que ha asegurado que se reconoce a una de las voces “más importantes de la lengua castellana”.

Por su parte, el cónsul de Uruguay en Barcelona, Pedro Valenzuela, ha definido a Vitale como un “ejemplo de vida” y como una de esas personas “con las que a todos nos gustaría pasar muchas horas solo escuchándola”.

Entre poema y poema, la Premio Cervantes ha compartido con los asistentes recuerdos de su vida, así como reflexiones sobre la educación, la música o el proceso poético.

Concretamente, Vitale ha recitado versos muy relacionados con la naturaleza y se ha mostrado muy emotiva por todo aquello que gira alrededor de su Uruguay natal.

Vitale (Montevideo, 1923) pertenece a la llamada generación del 45, donde también se inscribe a Mario Benedetti, Idea Vilariño o Ángel Rama, entre otros muchos autores que tenían a Juan Carlos Onetti como gran referente.

Traductora, crítica y ensayista, la poeta, como prefiere llamarse en vez de “poetisa”, estudió Humanidades y creó una lírica pura e íntima, rechazando siempre la llamada Poesía Social.

La Premio Cervantes huyó de la dictadura de su país en 1974 y se exilió en México, donde vivió hasta 1989 y conoció a Octavio Paz, con quien trabajó en la revista Vuelta.

Otros de los referentes y padres poéticos de la autora son José Bergamín y el Premio Nobel Juan Ramón Jiménez, a quien trató y con el que dialoga poéticamente.

Desde 1989, Vitale vivió en Austin (Texas, Estados Unidos) hasta 2016, año en que murió su marido, Enrique Fierro, y regresó con su hija a Uruguay, donde reside actualmente.

Ida Vitale es la quinta mujer en recibir el Cervantes, un galardón que desde 1976 solo ha reconocido a las españolas María Zambrano (1988) y Ana María Matute (2010), la cubana Dulce María Loynaz (1992) y la mexicana Elena Poniatowska (2013).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada