José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo del BBVA y presidente para Europa del TransAtlantic Business Council: “La ONU y la OMT son las reformas fundamentales de cara a un futuro más estable y más próspero”

“La globalización tiende a beneficiar a más gente de la que perjudica”

José Manuel González-Páramo, tras la entrevista en el hotel Urban de Viveiro, el sábado de Gloria.

Viveiro tuvo este año en la persona de su pregonero de Semana Santa un incondicional participante en todo el programa de la Semana Mayor. José Manuel González-Páramo asegura a Grupo ES., en entrevista exclusiva, que este año –durante seis décadas, veraneante vivariense- vivió con “más intensidad de lo habitual” ya que ha tenido la ocasión de estar en la presidencia de algunas de las procesiones vivarienses. Habla de “el privilegio” de estar en las procesiones del Prendimiento y el Santo Entierro así como en el Sermón de las Siete Palabras.

“Realmente es muy singular la Semana Santa de Viveiro por la vibración que subyace en toda ella y la participación popular. Es sobrecogedor el Vía Crucis de mujeres del Martes Santo y el Miércoles el de hombres, que no pudo salir por la lluvia…Uno siente la fuerza que impulsa este movimiento. Viveiro y su Semana Santa son una sola cosa”, dice con palabras que le salen del alma.

EL CRISTIANISMO EN EUROPA

González-Páramo ha vivido ocho años en Frankfurt con un cargo en el Banco Central Europeo, así que conoce bien Europa. Por eso nadie mejor que él para evaluar cómo está el legado cristiano en la vieja Europa. “Es una herencia que, querámoslo o no, está ahí. Somos todos conscientes de ella. En realidad Europa se hizo por el cristianismo. El Camino de Santiago fue lo que realmente construyó, con sus hechos y concreción, Europa. El cristianismo es parte de nuestra herencia cultural, pero también es verdad que Europa se ha convertido en algo más, pongamos hace 1.000 o 500 años, en un crisol de culturas donde hay más religiones que el cristianismo y que son absolutamente bienvenidas, puesto que la convivencia –pensemos en el Toledo de hace tantos años- es una seña de los tiempos. Ahora una cosa es admitir eso y otra olvidar que Europa se forjó alrededor de la expansión del Cristianismo”, dice.

José Manuel González-Páramo no aprecia en el viejo continente un declive de la fe cristiana. “No sé cómo mediría uno esto. Una cosa es el secularismo y, seguidamente, un despego mayor de los ritos tradicionales de la Iglesia Católica, y otra la profundidad con que esta se vive. Especialmente en estos lugares”. Y para ejemplificar acude a su querido Viveiro. “Yo no recuerdo tanta intensidad en Viveiro como en estos días y es vedad que también hay turistas…Hay gente que observa una procesión  con una caña de cerveza en la mano. Bueno, son formas de vivir la Semana Santa. A mí me parece que pese a que la fe católica ya no es la religión vivida por todos y que ya no resulta estigmatizado quien no la práctica, al menos de manera visible, yo creo que cuando se vive es mucho más atractiva”.

La aportación de la religión a la sociedad, González-Páramo la concibe como “una profundidad de la gente en la relación con Dios. En segundo lugar, un conjunto de valores cívicos que serán comunes a otras muchas religiones con la distinción de que un cristiano la vive desde el Evangelio. Tanto desde el punto de vista cívico como desde la relación de uno con Dios, la religión en Europa sigue aportando muchísimo”.

EL PAPA FRANCISCO

Este vivariense, que podemos decir de adopción, tiene una gran admiración por el pontífice Francisco. Quizá porque se educó en el colegio de los Jesuitas de Madrid que le marcó para siempre. Así lo dejó reflejado en su pregón de Semana Santa. Por eso, es importante su opinión sobre el papel revitalizador de la Iglesia que está llevando a cabo el papa Francisco. “Sin duda ninguna. Aunque no le está resultado fácil, porque hay señores de la Iglesia que no comprenden la necesidad de cambiar y de ‘aggiornar’ (poner al día) la Iglesia a los tiempos. Yo creo que tiene muy clara su hoja de ruta y sobre todo que la Iglesia Católica tiene que ser  auténtica para recuperar justamente aquello que se ha perdido. Porque algunos segmentos de la sociedad han pensado que la Iglesia no tenía respuesta para ellos. No hay que ver más que esas declaraciones recurrentes, creo que de ayer, sobre la ignorancia de los homosexuales que es algo que no se puede aceptar en la Iglesia Católica, por ejemplo. Yo creo que han sido los primeros gestos claros y abiertos de un pontífice a este respecto”.

Como líder mundial con autoridad, González-Páramo piensa que Francisco no es el único. “Yo creo que eso es ir muy lejos. Hay líderes buenos y malos, pero tenemos unos cuantos líderes mundiales con autoridad. Yo creo que el papa Francisco es de los líderes mundiales menos bajo sospecha de seguir una agenda personal. Yo creo que tiene una gran oportunidad ante sí para que la Iglesia recupere la proyección que tuvo en otros tiempos”.

HACIA DÓNDE VA EL CAPITALISMO

Y dejamos el tema religioso y abordamos otros referidos al orden mundial. González-Páramo expresa sus respuestas como si las estuviera elaborando en ese mismo instante. Ahora aborda el capitalismo y su ir junto con el liberalismo. “Son esencialmente la misma cosa y van de la mano”, afirma. “La cuestión es si se va a adaptar el capitalismo a estos tiempos en los que nos movemos ahora de un populismo creciente. Es cierto que el capitalismo global ha dejado atrás a capas de la población que han sido perjudicadas por esta globalización. Pensamos que la globalización tiende a beneficiar a más gente de la que perjudica porque da lugar a una mayor variedad que está al alcance de todos a precios mejores. Pero es cierto que eso significa que se desplazan de la cadena mundial de producción aquellas que han sucumbido porque no han podido mantener sus condiciones de competencia, sus precios”.

Y añade: “Entonces ese malestar que se detecta en el capitalismo hoy  yo creo que no es tanto problema del capitalismo, como de la ignorancia de aquellos que han quedado o tienen que quedar atrás. Pensemos en trabajadores en cadenas de montaje, trabajadores de fábricas de aluminio que tienen que competir con el ‘dumping’ de potencias emergentes. Bueno, yo creo que la llamada de atención que supone la elección de algunos líderes populistas en el mundo es, ¡ojo!, no dejes crecer esta brecha enorme,  no solo de desigualdad sino de aspiraciones de futuro de aquella gente que ha sido desplazada por la globalización. Los que ganamos, ganamos mucho más de aquello que pierden los que pierden. Luego, hay una tarea aquí para redistribuir las ganancias de la globalización que no se ha acometido”.

No está de acuerdo en llamarle capitalismo democrático. José Manuel González-Páramo dice “yo le llamaría capitalismo inclusivo. Tiene que incluir a todos. Quienes pierden, tienen que recibir la oportunidad de reincorporarse a esta manera de producción”.

Como persona que ha vivido en EEUU, país al que viaja continuamente ya que González-Páramo es consejero ejecutivo del BBVA y presidente para Europa del TransAtlantic Business Council, órgano oficial de consulta sobre relaciones comerciales y de inversión reconocido por los EEUU y la UE, puede arrojar luz sobre el sorprendente comportamiento del presidente norteamericano Donald Trump.

José Manuel González-Páramo durante la inauguración de la exposición Gradus per Gradus, en la Biblioteca Municipal de Viveiro, el sábado santo, antes del pregón.

“Ya llevamos un par de años largos de Trump y ya nos hemos hecho un poco a la idea. Trump es una cosa y otra los EEUU de Norte América. Cuando uno interactúa mucho con gente del país, uno se da cuenta de que ese liderazgo responde al impulso populista que tiene que ver con gentes que han quedado atrás en la globalización. Y, por otro lado, hay que reconocerlo, de xenofobia. La emigración es lo que está detrás de muchos de los movimientos populistas, el rechazo al otro, no querer vivir con otros, el recelar del otro”.

“Por eso –continúa- lo que representa Trump son muchas cosas, pero, entre ellas, valores que nos alejan un poco de sociedades abiertas del mundo occidental. Son las bases con las que Europa no hubiera crecido como lo ha hecho y menos después de una Guerra Mundial. Todos esperamos que los populismos pasen porque eso supondrá que hemos hecho bien las cosas, que hemos incluido más a aquellos que están excluidos. Y hemos tratado de trabajar en esos valores que suponen eliminar el rechazo al otro e intentar, en cambio, entenderlo.

LIBERTAD RELIGIOSA

La libertad es otro aspecto del sueño americano y la libertad religiosa una parte importante. Para González-Páramo “es una libertad religiosa entendida de una cierta manera. Porque en EEUU es difícil llevar a la presidencia a alguien sin tener la ‘bendición’ de ciertos credos protestantes. Por razones que uno puede comprender aunque no compartir, tampoco ser musulmán en EEUU es fácil por mucha libertad religiosa que exista. Pero, en todo caso, siempre se propagó allí la religión con más facilidad que en otros lugares y, en particular, en Europa, la libertad de culto. Yo creo que la libertad religiosa está sufriendo en todas partes, por eso no consideraría EEUU como un modelo de esto, con toda franqueza”.

LIBERTAD DE ENSEÑANZA

La libertad de enseñanza es también una parte muy decisiva de la libertad del individuo. “EEUU es un país paradójico. En el sentido de que tiene una enseñanza en los niveles de Primaria y Secundaria que de media es peor, sin duda, que el peor país europeo. Con una segregación, a veces, de escuelas que llama enormemente la atención. En cambio, el sistema de enseñanza superior está en la frontera del mejor nivel del mundo”.

“Que haya libertad de educación, libertad de enseñanza es algo que puede ser interesante. Pero si se producen bolsas de segregación –escuelas en barrios donde predominan los inmigrantes-, tienen malas escuelas por definición. Y, en cambio, hay escuelas privadas que son tradicionales, que tienen buenos profesores pero que consiguen poca ayuda para la libertad de educación y de elección, cuando uno está limitado por sus medios económicos”.

“En ese sentido –concluye González-Páramo- yo creo que Europa –y España en particular- afronta mucho mejor la libertad de educación. En EEUU, a nivel global, en la etapa superior -en niveles de grado y postgrado, doctorado e investigación- son imbatibles. Sin embargo, de ahí abajo yo no envidio nada el sistema”.

CONVICCIONES IDEOLÓGICAS

Pulsamos ahora el parecer sobre otras cuestiones en el mundo entero. Hoy en día parece que las convicciones ideológicas tienen menos peso que el buscado equilibrio de poder o el reparto de esferas de influencia por parte de los países. González-Páramo asiente. “Cada vez importa menos la convicción ideológica y más aquello que une a las distintas ideologías. Uno ve discutiendo líderes socialdemócratas europeos, líderes republicanos americanos y, cuando se empiezan a desbrozar las diferencias de unos con otros, se encuentra con un credo común: una confianza en la libertad de elección, la competencia como fuente de progreso…tanto en política –por eso tenemos elecciones parlamentarias-, como en economía…y nos gusta que haya competencia porque eso siempre favorece al consumidor. La ética del trabajo, el énfasis en educación y en la salud, el respeto a los derechos de la propiedad. Esto une a los socialdemócratas y a los conservadores. Yo creo que cada vez más ese es el bloque del que uno podría decir: esto es el credo atlántico, esto es lo que une a Europa con EEUU…¡Pues, sí! Y perseverando un poco en ese credo y su protección es cómo los valores de Occidente permanecen, pese a que va disminuyendo su peso en el mundo, por la pura demografía, y la emigración de muchos países que llamamos emergentes que ya han emergido del todo. Numéricamente vamos a menos, pero sería muy importante que nuestros valores prevalezcan aunque seamos cada vez más pequeños”.

LA INFLUENCIA DE LOS BRICS

Llegados a este punto viene como anillo al dedo hablar de los BRICS o países emergentes y su papel en el orden mundial. José Manuel González-Páramo asegura que los BRICS pueden cambiar el orden mundial. “Lo están haciendo ya. Y hay un problema hoy en día de una cierta disonancia entre lo que pesan en el mundo y su representación en organismo internacionales. Tenemos la petición de China para aumentar su peso en el Fondo Monetario Internacional. ¡Tienen toda la razón! El orden económico internacional se tiene que adaptar a las masas económicas que mueven el mundo”, señala, sin dudarlo, González-Páramo.

“Hay que procurar ser imaginativo, flexible y comprensivo, buscando ese acomodo poco a poco. Pero las cosas están cambiando ya. No tanto los BRICS en general porque hay algunos de estos que se han quedado un poco atrás. Creo que la palabra BRICS no refleja algo que una mucho a Brasil, Rusia, India, China  y Sudáfrica. Realmente, China es el líder de esto. India por población y por instituciones…Uno diría que Brasil es vibrante pero como lo era hace 10 o 20 años…Y Rusia, con toda franqueza, en términos económicos no promete nada”.

De un hombre del comercio como es José Manuel González-Páramo es interesante conocer su visión del fenómeno chino y de lo que busca este país. “Yo creo que China ambiciona una cierta hegemonía a nivel mundial. Pero es paciente. Sabe que la demografía, la investigación y el trabajo paciente y callado lo llevará por la pura ley de la gravedad económica a tener una gran influencia en el mundo. Y todos confiamos que a medida que todo eso se produce, porque es inevitable y porque no podemos poner puertas al campo, aquellos valores que en efecto abraza China se parecen cada vez más a los del resto del mundo”.

EL COMPORTAMIENTO DE CHINA

González-Páramo retrata a los chinos: “Porque China predica una cosa, pero realmente hace otra. Predica libre cambismo, competencia y comercio internacional para todos y, en la práctica, sus mercados interiores están completamente cerrados. Yo creo que esto se va a ir resolviendo en las negociaciones con el resto de países. Esperemos que pronto EEUU pase de amenazar con introducir aranceles sobre los automóviles europeos a un acuerdo tanto con Europa como con Japón que permita a estos tres negociar con China aquello que es fundamental: respeto a los derechos de propiedad, apertura de sus mercados y otras cosas…Tenemos una larga lista de peticiones a los chinos que podemos hacer en común, mientras todavía somos comunidad atlántica prevalente en el escenario económico internacional. Yo tengo esa esperanza”, concluye el presidente para Europa del TransAtlantic Business Council, órgano oficial de consulta sobre relaciones comerciales y de inversión reconocido por los EEUU y la UE.

Y vuelve sobre los países emergentes. “En los llamados BRICS, la C está llamada a ser una potencia hegemónica compitiendo, seguramente en el escenario mundial con un EEUU+Europa. Tenemos que buscar un equilibrio razonable en torno a los mismos principios.

Y sobre las idas y venidas de las negociaciones comerciales del último año entre EEUU y China, González-Páramo cree que “son parte de la técnica de negociación. Yo creo que en Europa estamos más acostumbrados a negociar sin recurrir a amenazas que luego no se cumplen, por cierto. Hay quien piensa que amenazando con aranceles o con bloqueo o con cerrar fronteras o elevar muros uno consigue más, está por ver. Pero a mí me da la impresión, afortunadamente, de que hay instituciones en EEUU y existe una realidad. Cuando uno amenaza con una guerra comercial, el primero que la sufre es quien amenaza.

MÁS PERSONAL

Como ejecutivo de un gran banco y presidente para Europa del TransAtlantic Business Council, José Manuel tiene que organizar muy bien su tiempo para llegar a todo. ¿Cómo? “Esto es muy sensible”, dice. “Gracias al invento de iPad, hoy leo más que nunca. Yo siempre he leído mucho, pero es que hoy en día, el llevar la biblioteca en el bolsillo, en el móvil o en la cartera, es algo que permite aprovechar esos huecos de desplazamientos. Cuando uno va en coche de un sitio a otro, en una sala de espera del aeropuerto, en el avión…para leer, simultáneamente, tres o cuatro novelas, algún ensayo, etc. La tecnología –exulta el entrevistado- para mí ha sido vital en cuanto al aprovechamiento de tiempos de ocio.

“Eso de que es complicado organizarse, cuando uno viaja mucho, es cierto. Viajar significa ausencia de rutinas. Y uno necesita unas rutinas para alimentarse…Yo no puedo plantearme hacer una dieta. Lo que pueda comer por mis horarios va a depender allí dónde esté. Puedo estar un día en Washington, al día siguiente en Estambul y, al otro, en Singapur y, al siguiente, en Santiago de Chile. Por mi trabajo, paso prácticamente la mitad de mi tiempo fuera. Esta es la realidad. Pero la tecnología me permite esto porque estoy conectado las 24 horas, 7 días a la semana con mi equipo…Los documentos están en la nube…Cualquier comunicación se produce en tiempo real…actualizaciones de documentos. ¡Tengo un gran equipo! Sin él no podría realmente concentrarme en aquellas cosas que me ocupan. Porque es una equipo que va por delante de mí. Es decir, siempre está pensando en qué obstáculo me puedo encontrar para eliminarlo, en el sentido de la gestión y otros muchos”.

SUS LECTURAS

“Pero el disfrute de la lectura mío es de siempre…El iPad me ha permitido…los volúmenes que suponen leer y el peso –porque saber si que ocupa lugar-, eso ya no es un obstáculo, porque tengo millares de libros en mi iPad a los que puedo acceder desde cualquier momento y lugar”.

La curiosidad por lo que lee se despierta…”Me gusta leer novela, ensayo; pero para refrescar la mente prefiero la novela. Acabo de terminar, hace un par de días, la novela de Domingo Villar, la última, El último barco, de este novelista vigués que tanto éxito ha tenido. Y en esta tercera novela que acaba de publicar refleja que, a veces, es mejor dejar madurar una fruta, antes de precipitarse. Es un novelista que escribió dos novelas. La última de ellas fue hace 10 años, ¡nada menos!, que tuvieron mucho éxito. Y él ha estado recibiendo presión continua para publicar más novelas. Sin embargo ha decidido esperar. Por la crítica –yo creo que esta última es la mejor de las tres que ha escrito- que uno puede leer en el Cultural, por ejemplo Babelia , del Mundo, ¡ha compensado esperar! La he terminado hace poco. Ahora estoy leyendo El Club de los Mentirosos de Mary Karr, una maravilla de novela que describe el ambiente de los EEUU en la segunda parte de los 50 y principios de los 60 y lo que era políticamente correcto entonces y hoy. Cuando uno piensa en el movimiento ‘Me too’ (Yo también) no tenía sentido ninguno en esos años el respeto a la mujer. Era sencillamente inexistente”.

MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Y para informarse de la actualidad José Manuel González-Páramo echa mano de los medios de comunicación social. “Gracias a Internet y a las suscripciones de prensa, al día leo por lo menos 7 periódicos. Entre ellos tres internacionales. El británico The Guardian, siempre. El The New York Times y The Washington Post. De España, los habituales de papel, El País, El Mundo y el ABC, entre otros. Así como algún digital. Todo esto es normal que lo liquide mientras desayuno con el I-Pad delante de mí. Y la otra mitad en el coche, mientras voy al trabajo.

LE PREOCUPA LA NUTRICIÓN

Saltamos a la dieta del viajero. “Yo creo que no comemos bien, pero, a diferencia de hace algunos años, somos conscientes de que no lo hacemos. Aquello de la comida, el fundamento, quedaba muy bien: grasa, llena de carbohidratos, de fécula…Y hoy en día lo hacemos con sentido de culpa. Por lo tanto, es el primer paso para poner un remedio. Hay que ordenar la forma en que comemos. Si no queremos perjudicarnos a nosotros mismos y dar lugar al desperdicio. El desperdicio de alimentos es intolerable”, afirma González-Páramo.

Está también preocupado por la epidemia de la obesidad. “Las estadísticas mundiales nos dicen que hoy –es una cosa llamativa- el mundo tiene más problemas de obesidad que de pobreza. Es decir, hay más obesos que pobres, de acuerdo con la definición de la ONU. Lo cual le deja a uno sorprendido. Si tratáramos un poco de acercar las dos cosas…, pero la obesidad es un problema mayor –numéricamente hablando- que la pobreza severa. También es cierto que la obesidad está relacionada con muchos casos de muerte o de una vida que no se disfruta con calidad. La obesidad no ayuda, en modo alguno, a vivir bien”.

SU EJERCICIO DIARIO

“Yo nunca he sido muy deportista”, dice. “He sido razonablemente andador y caminante por los montes. Pero desde que viajo, siempre llevo unas zapatillas deportivas conmigo y busco hoteles que tengan gimnasio. Porque a mí me ayuda mucho el ejercicio. Llegar a un lugar con un huso horario diferente…La mejor manera de empezar a enlazar con el país en que estoy es hacer un poco de ejercicio. Es como si uno removiera el cuerpo y pusiera los fluidos a circular. Y sobre todo porque, cuando uno tiene que asistir a tantos almuerzos y cenas oficiales, no puede tener control que tendría si tuviese un régimen regular de comer un menú a medio día y cenar frugalmente en casa. Me ayuda en los dos sentidos, físicamente a sentirme mejor…”.

Además, “tengo en casa una bici estática…Estoy para buscar una elíptica pronto… [Ejercicio] intento hacer todos los días, al menos una hora…Y me ayuda el iPad. No porque me apunte a ninguna aplicación de ejercicio, sino porque gracias al iPad puedo ver series y me distraen de lo rutinario que es el ejercicio. Estar pedaleando una hora es así como un poco aburrido. Y con una serie en el iPad puedo…

LAS REFORMAS MÁS NECESARIAS

Termina la conversación con qué cree que es la reforma más necesaria en el mundo. González-Páramo lo tiene claro. “Estoy pensando en instituciones mundiales. Naciones Unidas, ONU. Hoy en día todavía siguen reflejando mucho la época de la Guerra fría y el resultado de la II Guerra Mundial. ¡Estamos muy lejos de aquello! Tenemos países con una capacidad de veto que, cuando se plantean situaciones concretas como la de Venezuela a uno le deja escandalizado. Que haya algún país que pueda vetar tomar decisiones que permitan que los venezolanos se sientan orgullosos de vivir en su país. Entonces, la ONU debería repensar un poco si las capacidades de veto que hoy existen sirven o no para producir un orden mundial más estable”.

Otra reforma que propone González-Páramo es la de la Organización Mundial del Comercio, OMC. “Es una organización que puede perecer por inanición. Porque una parte muy importante de esta organización es EEUU. Y EEUU puede bloquear la renovación de los órganos de apelación que son aquellos ante los que se dirime una discrepancia. En torno al acero entre China y Europa, por ejemplo. Y eso es bloquear un organismo que es central en el libre comercio a nivel internacional. Ahora ya se está trabajando en esto…Es un poco la esperanza”.

“En fin, yo creo que, en cuanto a los derechos humanos y hacerlos realidad, hay mucho que andar. Porque todavía tenemos una visión muy eurocéntrica aquí. Nos miramos mucho al ombligo. Nos preocupamos mucho de lo que pasa en Europa, y eso está muy bien, pero lo que ocurre en áreas alejadas del mundo nos preocupa menos. Y las condiciones de trabajo en África y la condición de género en países emergentes deberían estar en el centro de nuestra atención. Naciones Unidas y la Organización Mundial de Comercio son las reformas fundamentales de cara a un futuro más estable y más próspero”, concluye.

Dejamos aquí esta amena conversación con este vivariense de adopción con el que hemos repasado el panorama internacional. Nos deja esa agradable impresión de ser un ciudadano del mundo pero, a la vez, con un gran amor por su tierra. No es extraño que haya emocionado con su pregón antes de vivir la Semana Mayor y ahora al terminar. El listón ha quedado muy alto para el próximo pregonero de las Semana Santa de Viveiro 2020.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1