Huawei acusa a Estados Unidos de “acoso” tras el veto del presidente Trump

Urge a la UE a reaccionar ante la nueva ofensiva de Trump

Una empleada revisa un teléfono Huawei en una tienda de la marca en Bangkok (Tailandia), este martes. Huawei restó este martes importancia a que las restricciones estadounidenses vayan a afectar a sus productos o al despliegue de la tecnología 5G, en la que la empresa china dice aventajar en “dos o tres años” a sus competidores.

La empresa china Huawei acusó hoy a Estados Unidos de “acoso”, después de que el presidente de ese país, Donald Trump, declarara una emergencia nacional para prohibir a las compañías nacionales usar equipos fabricados por firmas que supuestamente intentan espiar a la primera potencia mundial.

Esa medida restringiría los negocios con empresas chinas como Huawei.

“Huawei ha estado respetando todas las leyes y regulaciones aplicables. Ahora Huawei se ha convertido en la víctima del acoso de la Administración de Estados Unidos”, declaró en un acto celebrado en Bruselas el representante de la compañía ante las instituciones de la Unión Europea, Abraham Liu, según informó Huawei en un comunicado.

Para Liu, no se trata “solo de un ataque contra Huawei”.

“Es un ataque contra el orden liberal basado en normas. Esto es peligroso. Ahora le está pasando a Huawei. Mañana puede pasarle a cualquier otra empresa internacional. ¿Podemos cerrar los ojos ante semejante comportamiento?”, preguntó el representante de la tecnológica.

También señaló que las redes 5G de Huawei han sido desarrolladas junto a socios europeos y “a medida para las necesidades y desafíos” del Viejo Continente.

“Huawei ha estado operando en Europa durante casi veinte años. Tenemos ahora 12.200 empleados en Europa, el 70 % contratados localmente”, indicó Liu.

El presidente estadounidense declaró el miércoles pasado una emergencia nacional para prohibir a las compañías del país usar equipos de telecomunicaciones fabricados por empresas que supuestamente intentan espiar a EEUU, lo que podría restringir los negocios con firmas chinas como Huawei.

La orden ejecutiva no impone automáticamente restricciones a la compra de equipos de telecomunicaciones, pero da al secretario de Comercio, Wilbur Ross, 150 días para establecer qué compañías deben estar sujetas a nuevas limitaciones por suponer un peligro para la seguridad nacional.

EEUU lidera una campaña global para impedir que las compañías chinas como Huawei se hagan con el control de las redes 5G, que permiten navegar por internet con mucha más velocidad y podrían facilitar el desarrollo de vehículos autónomos y técnicas para hacer cirugía por control remoto.

De hecho, el Gobierno estadounidense ha presionado a la UE para que imponga restricciones sobre Huawei, que se encuentra a la cabeza del desarrollo de la tecnología 5G.

EEUU teme que China use las redes 5G de Huawei para espionaje, unas acusaciones que la compañía china ha rechazado categóricamente en el pasado.

Tras la medida anunciada por Trump, las principales empresas tecnológicas del país norteamericano, entre ellas Google, indicaron que dejarán de vender componentes y software a Huawei.

Aun así, este lunes, el Departamento de Comercio estadounidense expidió una licencia de 90 días que levanta durante ese periodo el veto a Huawei y a sus empresas filiales para preparar una transición sin presencia del gigante tecnológico chino.

La Comisión Europea volvió a insistir ayer en que Europa es un “mercado abierto” y que corresponde a cada país decidir si pone restricciones a alguna empresa por razones de seguridad.

Bruselas ha mostrado en diferentes ocasiones preocupación por la entrada de Huawei en el despliegue de las futuras redes móviles 5G en Europa, teniendo en cuenta que ese tipo de empresas chinas tendrán por ley que cooperar con los servicios secretos de su país.

UE

Un alto representante en Europa del gigante chino de telecomunicaciones Huawei llamó este martes a los europeos a no permanecer de brazos cruzados ante el “ataque” de la administración estadounidense de Donald Trump, de la que se dice “víctima”.

Después que Washington metiera en su lista negra a Huawei, obligando a Google a renunciar progresivamente a su cooperación con la empresa china, Abraham Liu, representante principal de la firma en la UE, defendió su causa en Bruselas.

“No es únicamente un ataque contra Huawei. Es un ataque contra el orden liberal basado en reglas”, dijo a la prensa sobre la ofensiva de Trump, advirtiendo que, en el futuro, podría ocurrirle a “cualquier otra compañía internacional”.

Liu llamó además a los europeos a no permanecer impasibles. “Si cerramos los ojos, ¿cuáles serán las consecuencias probables de esa complacencia?”, advirtió.

El responsable de Huawei prometió además que la compañía se esforzará en despejar las dudas de los europeos sobre los presuntos riesgos de espionaje de parte del grupo chino.

“Vista la importancia de la 5G, como líder del sector, Huawei está dispuesto a firmar acuerdos de no espionaje con los gobiernos y clientes en todos los países de la UE”, agregó.

En un contexto de tensión comercial entre Pekín y Washington, Trump prohibió la semana pasada las exportaciones de productos tecnológicos a determinadas empresas consideradas “de riesgo” para la seguridad nacional.

El gigante estadounidense Google, cuyo sistema Android equipa la inmensa mayoría de teléfonos inteligentes en el mundo, anunció este domingo que debía cortar lazos con Huawei por esta decisión.

COMERCIO

Las tiendas de móviles españolas han empezado a notar cierto nerviosismo y cancelaciones de pedidos entre sus clientes tras conocerse el veto de Google a Huawei, aunque oficialmente las grandes cadenas de establecimientos rehúsan pronunciarse.

Todos los comerciantes consultados esta martes han coincidido en que Huawei no se ha puesto en contacto con ellos para comentarles la situación generada a raíz del anuncio de corte de suministro por parte de compañías estadounidenses y que, en líneas generales, sus ventas de dispositivos de esta marca se han visto resentidas por esta situación.

Rafael Pérez, dueño de ViveTuMóvil, un establecimiento de Sevilla, ha explicado a EFE que él es el “primero que ya no vende teléfonos de Huawei hasta que no sepa qué va a pasar”, aunque se ha mostrado convencido de que Huawei “es una gran empresa, que va a solucionar el tema sí o sí y no va a dejar tirados a los usuarios”.

“Tengo una tienda muy chiquitita, no es un gran comercio, y cuando vendes un Huawei tienes que tener la seguridad del soporte que va a tener ese terminal”, ha comentado.

Pérez también ha vaticinado que el veto de Google a Huawei “va a ser un frenazo en ventas” de la marca china.

Mohamed, que no ha facilitado su apellido, de la madrileña tienda Movilcenter, comparte esta misma opinión. “El cliente seguramente se vaya a otra marca”, ha dicho.

Este pequeño empresario, que ha reconocido que Huawei es la marca que más vende, ha puesto de relieve que, desde ayer, “la gente pregunta y está muy preocupada”, pero que cree que “no va a pasar nada”.

A su juicio, “una empresa tan fuerte no pueden tumbarla en dos días”.

Las dudas, entre los consumidores también están ahí, y así Ana, clienta de Huawei, se ha acercado este mediodía -con el móvil en la mano- a una tienda de la marca en Madrid tras conocer la noticia, con la duda de si el teléfono le iba a seguir funcionando o si tenía cambiar de dispositivo.

Esta mujer ha mostrado su descontento con el anuncio de Google porque dice que está “a gusto” con su teléfono.

La centralita de atención al cliente de la cadena de tiendas Phone Service Center recibió ayer “bastantes” llamadas de usuarios que preguntaban qué iba a pasar con sus móviles Huawei, según cuenta un trabajador que, desde el otro lado del teléfono, ha tenido que “informar” y “tranquilizar” a los clientes.

Este empleado, que no ha querido revelar su nombre, defiende que actualmente la medida no repercute en los dispositivos que están funcionando, ni a las existencias de la tienda, sin embargo, también considera que “las ventas bajarán”.

La responsable de atención al cliente de una tienda de Spainphone en Madrid, Belén Gaviño, ha reconocido que “han cancelado algunos pedidos” y ha asegurado que la noticia “se nota” y que entre algunos de sus clientes hay “miedo” e “incertidumbre”.

“La gente sigue comprando”, ha destacado un trabajador de CeX, tienda especializada en tecnología e informática, quien ha asegurado que ayer vendieron tres dispositivos Huawei y ha afirmado que, por tanto, “la gente sigue comprando”.

Grandes empresas como Phone House, Carrefour o El Corte Inglés no han querido tratar el asunto, aunque la primera de ellas ha querido, a través de su blog, tranquilizar a sus clientes.

“Calma. A corto plazo no habrá cambios”, ha resaltado Phone House, quien ha especificado que los dispositivos seguirán teniendo garantías y recibiendo las actualizaciones de seguridad.

Phone House ha pedido a sus clientes que esperen para “ver qué ocurre con la situación” y qué medidas toman las empresas involucradas.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada