José Luis Couceiro, ‘Pipo’, Hermano Mayor Cofradía de Smo. Cristo de la Piedad: “¡Qué menos que en la celebración del 75º aniversario hacer un reconocimiento a los familiares de los fundadores”

José Luis Couceiro, Pipo, se fotografía con una persona vinculada a la Cofradía del Santisimo Cristo de La Piedad tras entregar la orla y una vela, en la mañana del Jueves Santo.

La Cofradía madre de Viveiro, Smo. Cristo de la Piedad, al cumplir 75 años esta institución, tuvo el detalle, durante esta Semana Santa, en la mañana del Jueves Santo, de reconocer a los familiares de los fundadores de la cofradía regalándoles una orla con las fotografías de sus familiares queridos ya desaparecidos.

Así lo manifiesta a Grupo ES. el Hermano Mayor de la Cofradía, José Luis Couceiro, ‘Pipo’. “Fue un reconocimiento al trabajo y legado que nos dejaron los fundadores ya desaparecidos”.

En un sencillo y discreto acto, en la carpa, al lado de la iglesia de san Francisco, llamada ‘Antesala de un Museo’, hijos y nietos de los fundadores recibieron la orla.

A la Cofradía del Santísimo Cristo de la Piedad se le llama “cofradía madre” porque, surgió cuando la Semana Santa de Viveiro era tan sólo algo de franciscanos y dominicos. La Piedad nació para impulsar y dar nuevo brío a las celebraciones vivarienses de Semana Santa. Además, La Piedad generó “sus filiales”: Hermandad del Prendimiento, Hermandad de las Siete Palabras y la hermandad de mujeres, La Santa Cruz. Así, con este único paso, la “cabeza visible”  o “Cofradía Madre”, en la época moderna, promovió lo que hoy conocemos como Semana Santa de Viveiro.

Persona respetada y querida, ‘Pipo’, como se le conoce en Viveiro, tiene muy claros los objetivos de futuro de la cofradía más antigua. Siempre con la vista puesta en su lema, ‘Siempre más y siempre mejor’.

“Queremos mejorar el patrimonio que nos dejaron”. Y pone como ejemplo reciente la incorporación de nuevas varas para llevar el anda. “Son nuevas, modernas y con remate en su cabeza”.

Y añade: “Queremos potenciar lo que tenemos”. De esta forma el trono o anda –del único paso de esta cofradía- ha sido ornado con detalles como el velorio donde va la vela de cada año. Cuando acaba la procesión, lo que resta de vela se le regala a los ‘llevadores’ “por el esfuerzo que han realizado”, dice Pipo.

En definitiva, el Hermano Mayor afirma que “esta cofradía es la que dio una vuelta de tuerca a la Semana Santa de Viveiro”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
11