Menores impuestos y salarios han mejorado los resultados empresariales, según S&P

Una columna de monedas.

La buena marcha de las empresas españolas no financieras en los últimos diez años se fundamenta en la bajada de impuestos, el recorte de salarios y la diversificación de los mercados exportadores, según la agencia de calificación Standard & Poor’s (S&P).

En el informe “El motor de la recuperación de la economía española: corporaciones más fuertes”, S&P explica, entre otros factores, que la reducción del impuesto de sociedades desde el 35 % de 2007 al 25 % en 2016 ha ayudado a aumentar el margen de rentabilidad de las empresas.

También apunta que las compañías han podido mejorar su competitividad a través del recorte de salarios que se produjo entre 2009 y 2014 con la reforma laboral, la diversificación de los mercados exportadores y la oferta de productos de mayor valor agregado.

El informe adjudica el aumento de competitividad a cuatro factores dentro de “un nuevo modelo de negocio de las empresas”: más inversión a pesar de los recursos destinados a reducir deuda, el foco en nuevos y más diversificados mercados exportadores, el incremento del contenido tecnológico en las exportaciones españolas y el mayor valor agregado generado de forma doméstica.

En su opinión, las empresas han realizado un “impresionante” proceso de desapalancamiento durante la última década, ya que la deuda corporativa no financiera representaba el 78 % del PIB a finales de 2018, muy lejos del pico del 117 % de 2007 e incluso por debajo de la media de la eurozona.

El informe además indica que los bajos tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) también han contribuido a la reducción de la deuda de las empresas.

Gracias a este desendeudamiento, apunta el informe, han mejorado los márgenes de rentabilidad de las empresas, lo que les permite acudir a la financiación interna para expandir su negocio.

La rentabilidad media de los márgenes empresariales al cierre de 2018 era del 43 %, cinco puntos superior a la que tenían en 2008, y representa el nivel más elevado entre los países de mayor tamaño de la eurozona, recuerda S&P.

En su opinión, el “buen estado del sector empresarial en España sostiene el sólido desempeño de la economía”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada