Fichajes del Madrid, descartes del Barça

Titular con ‘El jardín del Eden’ se paga a 0.01 (Foto: Reuters/Sergio Pérez).

Prepárense los habitantes de Lagny-sur-Marne, pequeña población a 30 kilómetros de París en la que nació Paul Pogba. Agárrense también los de la vecina Roissy-en-Brie, donde dio sus primeras patadas serias a un balón. El centrocampista del Manchester United es el próximo en la lista; no sabemos si en la de Florentino Pérez, pero sin duda en la de los periodistas. Hasta allí peregrinará más de uno para entrevistar lugareños y conseguir la revelación de mayor impacto: a poder ser, que el pequeño Paul dormía con una camiseta blanca.

A tres días de que empiece el verano, el Real Madrid ha gastado ya unos 250 millones de euros en fichajes. O dicho de otra manera, parece que gran parte de la traca ha explotado ya, cuando quedan más de dos meses para que empiece la Liga y, salvo las derrotas de Argentina, no hay mucho que llevarse a la boca. Sudores fríos en las redacciones.

El primer anuncio oficial fue el de Luka Jovic, del que ya hablamos en esta columna la semana pasada. “El Madrid acaba de fichar a Jovic y no han tardado ni cinco minutos en filtrar y manipular la realidad lanzando a los cuatro vientos que se han adelantado al Barça, vanagloriándose de que le han robado un fichaje. Y no, esto no es así”, se afanaba en explicar Joan Maria Batlle, subdirector de ‘Sport’ y, como se ve, enemigo declarado de la manipulacion. En los medios de los demás.

Este diario informó durante varios meses del interés del Barça por Jovic, y de la “guerra” abierta con el Madrid por su fichaje. En su portada del 12 de febrero, ‘Sport’ contaba que el delantero serbio gustaba a la secretaría técnica azulgrana. Dos meses después, debían de seguir interesados porque ‘Sport’ nos decía que el Barça aún guardaba “un as en la manga” para ficharlo. Sin embargo, según la versión de Batlle, durante todo ese tiempo el Barça aún no había caído en que Jovic es “un ‘9’ puro y duro, de los que viven instalados en el área pequeña a la espera de un centro o un rebote o un balón perdido”. Cuando supo esto, lo descartó.

Y no fue el único caso: “No les preocupe que Jovic haya fichado por el Madrid. Tampoco que lo haga Mendy, al que el Barça también descartó pese a que oirán y leerán que se lo han quitado de las manos”, prosigue Batlle. No sé este hombre pero yo, de todo lo oído y leído por Ferland Mendy, me quedo con el sobrenombre que le dio el propio diario ‘Sport’ cuando el Barça, supuestamente, pretendía su fichaje: “El Mbappé de los laterales izquierdos”, nada menos. Una sobrada mayor que cualquier descripción generosa que hayamos podido leer o escuchar estos días en la denostada “prensa de Madrid”.

El otro fichaje confirmado por el Real Madrid en las últimas semanas, Eden Hazard, también debe de ser un descarte del Barça, atendiendo a lo publicado por este diario. “El FC Barcelona ha fijado como su objetivo principal, a día de hoy, el fichaje de la estrella del Chelsea y capitán de Bélgica, Eden Hazard”, escribía hace once meses en ‘Sport’ Juan Manuel Díaz. “El fichaje no solo es posible sino que se ha convertido en una de las prioridades del área deportiva del club blaugrana”, explicaba al día siguiente en el mismo diario Tomàs Andreu, que lo definía como “el gran sueño para el próximo proyecto deportivo del FC Barcelona” y “el fichaje que podría marcar diferencias”, según los técnicos azulgranas.

Y no hay que olvidar a Rodrygo Goes, el joven delantero brasileño que se presenta en el Bernabéu hoy mismo, aunque fue fichado el verano pasado. Entonces, ‘Sport’ nos lo presentaba como “el nuevo Neymar”: “A sus 17 años se trata del futbolista con mayor proyección en Brasil y apunta a auténtico crack, por lo que las mejores secretarías técnicas del mundo han intentado convencerle. El Barça se ha avanzado”, nos contaba Lluís Miguelsanz.

¿Será Pogba el próximo descarte del Barça en vestir de blanco? Si nos remontamos al verano de 2015, tenemos portadas para alicatar el nuevo Bernabéu.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada