Las salpas, invertebrados inofensivos

Una cadena de salpas, que cuando se unen también reciben el nombre de “cinturón de Venus” / Getty Images.

Las playas de la Costa Tropical de Granada y de la zona más oriental de la Axarquía malagueña se han llenado este fin de semana de unas extrañas criaturas invertebradas, de aspecto similar a las medusas, aunque totalmente inofensivas, y que reciben el nombre de salpas.

Estos invertebrados gelatinosos –Salpa fusiformis-, de la familia de los tunicados, se han unido por hileras en las orillas, para sorpresa de los bañistas, acostumbrados a las plagas u oleadas de medusas, pero no a esta masa alargada de miles de pequeños organismos transparentes.

Su aparición este domingo empezó a divulgarse a través de las redes sociales, ante el miedo de que fuesen medusas o incluso algún tipo de material derivado de la contaminación de los mares por microplásticos.

Juan Jesús Martín, biólogo del Aula del Mar de Málaga, ha explicado a Efe que estos invertebrados no tienen nada que ver con las medusas, por lo que no son urticantes, y que por su disposición cuando se unen también reciben el nombre de “cinturón de Venus”.

“Son el paso intermedio entre los invertebrados y los vertebrados, puesto que tienen una primitiva columna, y forman parte del plancton, la sopa marina que es la base de la cadena alimenticia en el mar”, ha manifestado.

Invertebrados gelatinosos -Salpa fusiformis-, de la familia de los tunicados.

El biólogo ha indicado que su hábitat natural es el mar abierto, pero, en determinadas circunstancias, las corrientes, el viento o una subida de la luminosidad pueden dar lugar a “una producción masiva” de salpas y que estas se acerquen a la orilla.

Las playas de la Costa Tropical de Granada y de la zona más oriental de la Axarquía malagueña se han llenado este fin de semana de unas extrañas criaturas invertebradas, de aspecto similar a las medusas, aunque totalmente inofensivas, y que reciben el nombre de salpas.

Estos invertebrados gelatinosos -Salpa fusiformis-, de la familia de los tunicados, se han unido por hileras en las orillas, para sorpresa de los bañistas, acostumbrados a las plagas u oleadas de medusas, pero no a esta masa alargada de miles de pequeños organismos transparentes.

Su aparición este domingo empezó a divulgarse a través de las redes sociales, ante el miedo de que fuesen medusas o incluso algún tipo de material derivado de la contaminación de los mares por microplásticos.

Juan Jesús Martín, biólogo del Aula del Mar de Málaga, ha explicado a Efe que estos invertebrados no tienen nada que ver con las medusas, por lo que no son urticantes, y que por su disposición cuando se unen también reciben el nombre de “cinturón de Venus”.

“Son el paso intermedio entre los invertebrados y los vertebrados, puesto que tienen una primitiva columna, y forman parte del plancton, la sopa marina que es la base de la cadena alimenticia en el mar”, ha manifestado.

El biólogo ha indicado que su hábitat natural es el mar abierto, pero, en determinadas circunstancias, las corrientes, el viento o una subida de la luminosidad pueden dar lugar a “una producción masiva” de salpas y que estas se acerquen a la orilla.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada