Telefónica busca hasta $875 mlns con venta de parte de China Unicom

La española Telefónica podría captar entre 859 y 875 millones de dólares con la venta de parte de sus acciones en China Unicom Ltd, de acuerdo con un documento de mandato visto por Reuters el lunes.

Telefónica ofrece 597,8 millones de acciones de China Unicom con un rango de precios de entre 11,14 y 11,34 dólares de Hong Kong, un descuento de entre el 1,2 y el 3 por ciento sobre el último precio de mercado.

La compañía española se compromete a no realizar otra colocación de acciones en los próximos 90 días, según el documento.

Un logotipo de la firma en un edificio en Madrid.

Un logotipo de la firma en un edificio en Madrid.

Un portavoz de Telefónica consultado en Madrid no hizo comentarios.

En junio de 2012, Telefónica vendió la mitad de su participación en China Unicom por 1.400 millones de dólares. Actualmente la compañía tiene alrededor de 1.190 millones de acciones de la compañía, equivalentes a una participación del 4,98 por ciento del capital, según datos de Reuters.

Bank of America Corp es el banco encargado de la operación.

Putin anima a los empresarios de Asia-Pacífico a invertir más en Rusia

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, animó hoy en Pekín a las empresas de la región Asia-Pacífico a invertir más en su país, al que presentó como un importante puente entre Occidente y Oriente que, según aseguró, “no impondrá controles al flujo de capitales”.

El presidente ruso, Vladimir Putin, interviene en la cumbre del Foro de la Asociación Económica Asia-Pacífico (APEC) en el Centro Nacional de Convenciones en Pekín (China).

El presidente ruso, Vladimir Putin, interviene en la cumbre del Foro de la Asociación Económica Asia-Pacífico (APEC) en el Centro Nacional de Convenciones en Pekín (China).

“La situación financiera y fiscal (en Rusia) es estable”, y además el país trabaja para “crear un mejor ambiente de inversión para las firmas tanto rusas como internacionales”, señaló Putin en su participación en el foro de ejecutivos de Asia-Pacífico, previo a la cumbre de líderes que se celebra hoy y mañana.

Huyendo de polémicas tales como el mal momento de relaciones comerciales y financieras con la Unión Europea y Estados Unidos debido al conflicto ucraniano, Putin subrayó el gran futuro de la emergente economía rusa, que según él ha hecho un buen trabajo al mantener la deuda por debajo del 15 % del PIB.

Además, aunque “la moneda rusa está experimentando fluctuaciones, estamos esforzándonos por mantener esos cambios en un margen moderado y soportable”, añadió Putin, quien en la parte de preguntas del público recibió muchas quejas de empresarios chinos por sus dificultades para trabajar en el mercado ruso.

“Pierdan cuidado, Rusia es tan segura como otros países, como China o Norteamérica”, aseguró al respecto el mandatario ruso, quien reconoció no obstante que su país, “como todos, quiere que los recursos sean explotados en su propio territorio, pues así se genera valor agregado y se crea más empleo”.

Putin destacó el esfuerzo de inversión ruso en infraestructuras para mejorar las posibilidades empresariales en el país, con proyectos como la remodelación de su vía férrea, la modernización de sus puertos o el sistema de posicionamiento global de fabricación rusa (alternativo al GPS estadounidense o el Beitou chino).

También recordó la creación de una unión aduanera entre Rusia, Kazajistán y Bielorrusia (con la reciente incorporación de Armenia) que supondrá también una unificación de los impuestos a las empresas asentadas en esas naciones.

“Puede ser insignificante para China pero para nosotros es enorme, porque tenemos en esta alianza una población de 170 millones de habitantes. Armenia tiene abundantes recursos minerales, Bielorrusia es un mercado muy cercano a Europa y cuenta con un alto nivel tecnológico”, subrayó.

Por último, destacó la importancia de los acuerdos en los que trabajan Rusia y China para desarrollar sus lazos comerciales en sus monedas (rublo y yuan), sin la mediación del dólar, algo que, afirmó, “es muy positivo para el comercio internacional”.

Los empresarios son ahora menos optimistas sobre la economía española

Las expectativas de expertos, directivos y empresarios sobre la mejora de la economía española se han desinflado en los últimos meses, según una encuesta difundida el lunes por PwC.

El Consenso Económico correspondiente al cuarto trimestre de 2014, que elabora la consultora con la opinión de un grupo de más de 350 panelistas, refleja un enfriamiento claro de las perspectivas de crecimiento.

Según el estudio, caen en más de 20 puntos -del 62 por ciento al 39 por ciento- los que piensan que la actividad mejorará en el cuarto trimestre y aumentan en casi 17 puntos los que consideran que irá a peor. Esta tendencia se mantiene para los próximos seis meses -pasan del 80 por ciento al 59 por ciento los panelistas que piensan que las cosas irán a mejor-, donde se produce un claro desplazamiento de la opinión hacia posturas menos optimistas.

Las peores perspectivas se fundamentan sobre todo en la peor coyuntura internacional, particularmente europea, que no permitiría a España desarrollar todo su potencial de crecimiento, aunque un 63 por ciento de los encuestados consideran que la zona euro no se dirige a una nueva recesión.

Aunque las perspectivas de consumo interno se mantienen estables (52 por ciento espera un aumento), baja del 72 al 34 por ciento el porcentaje de encuestados que proyecta un alza de las exportaciones.

Marcas foráneas codician mercado de moda en Brasil

La supermodelo brasileña Gisele Bundchen desfila con una creación de la colección de otroño-invierno de Colcci durante la semana de la moda de Sao Paulo.

La supermodelo brasileña Gisele Bundchen desfila con una creación de la colección de otroño-invierno de Colcci durante la semana de la moda de Sao Paulo.

Antes incluso de que las modelos con tacones de vértigo y estilismos poco elegantes terminasen de desfilar, los asistentes estaban ya fuera de sus asientos y propinándose codazos frenéticamente en su camino hasta una tienda pop-up abierta en un extremo de la pasarela.

Rusia y China afianzan su alianza energética y económica en Pekín

Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de China, Xi Jinping, celebraron hoy un encuentro en Pekín, en los márgenes del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC), tras el que Moscú y Pekín firmaron varios acuerdos para una mayor colaboración energética y comercial que afianza sus buenas relaciones.

se.

El presidente ruso, Vladimir Putin (i) y el lider chino Xi Jinping en Pekín, en la cumbre del APEC.

El presidente ruso, Vladimir Putin (i) y el lider chino Xi Jinping en Pekín, en la cumbre del APEC.

Xi y Putin presidieron la firma de 17 acuerdos cuyos detalles apenas trascendieron, aunque sí se destacó entre ellos un memorando de entendimiento para negociar exportaciones de gas ruso a través de un gasoducto por la llamada “ruta occidental”, que complementaría el histórico acuerdo logrado por ambos países el pasado 21 de mayo.

Aquel acuerdo, también de exportación de gas pero a través de un gasoducto de “ruta oriental”, fue logrado por Putin durante un viaje oficial a China y en uno de los momentos de mayor aislamiento internacional de Moscú, debido a la crisis ucraniana, que entonces se encontraba en su apogeo.

El gigante gasístico ruso Gazprom y la mayor firma china de hidrocarburos, CNPC, vendía de este modo a una China cada vez más necesitada de energía 38.000 millones de metros cúbicos anuales de gas natural en los siguientes 30 años, al precio de 400.000 millones de dólares.

La “ruta oriental” comenzó a construirse el pasado mes de agosto en el este de Siberia, para llegar a las principales refinerías chinas del noreste, aunque Pekín también estaba interesada en un gasoducto más occidental para otras regiones del país.

Ambas partes aludieron hoy, como tras los acuerdos de mayo, a que la situación internacional no hace mella en la tradicional amistad de Pekín y Moscú, señalando que “sin importar los cambios en la situación internacional, mantendremos la línea marcada y expandiremos una cooperación mutuamente ventajosa”.

Xi y Putin también analizaron hoy posibles acuerdos futuros para que el yuan, la moneda china, sea utilizado en las transacciones entre ambos países, como parte del creciente proceso de internacionalización de esa divisa, que quiere alcanzar el estatus de otras como el dólar o el euro.

Todo ello con la meta de lograr un intercambio bilateral de 100.000 millones de dólares anuales, un objetivo que según Putin se conseguirá en 2015, según señaló el pasado mes de octubre en un encuentro en Moscú con el primer ministro chino Li Keqiang.

Antes de la reunión de Putin y Xi, sus respectivos ministros de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov y Wang Yi, también celebraron hoy un encuentro, en el que debatieron asuntos internacionales, entre ellos las crisis nucleares en Irán y Corea del Norte, destacó la agencia oficial china Xinhua.

Putin, Xi y otros líderes del Asia-Pacífico, como el presidente estadounidense Barack Obama, el mexicano Enrique Peña Nieto o el peruano Ollanta Humala, celebran los días 10 y 11 de noviembre una cumbre que los anfitriones chinos desean centrar este año en avanzar hacia una zona de libre comercio regional.

La iniciativa no acaba de encajar del todo con la que en la costa americana del océano abanderan los Estados Unidos, el Acuerdo de Libre Comercio Transpacífico, aunque China espera con esta cumbre mostrar que ambas iniciativas pueden complementar