GrupoGalicia Cargando

Si tienes pensado sustituir tu actual caldera o sistema de calefacción, es importante que tomes en consideración una serie de aspecto técnicos, así como los diferentes tipos de calderas que se consiguen en el mercado, de tal forma, que se adapten a las necesidades en particular de tu hogar.

Es muy común que tengamos ciertas dudas en relación al tipo de caldera a comprar para que se adecúe a las características de la vivienda,

a las ventajas y desventajas de cada una de ellas, al tipo de combustible que utiliza y a su funcionamiento en general.

Por esta razón, a continuación te presentaremos un post con información muy útil y relevante sobre los tipos de calderas que existen,

haciendo hincapié de manera particular en las calderas de condensación, así como diferentes consejos en cuanto a su uso, instalación y mantenimiento.

¿Qué es una Caldera?

Antes de meternos de lleno con las calderas de condensación debemos definir que es una caldera y mencionar cuantos tipos existen.

En términos generales, podemos decir que una caldera es un sistema que genera calor por medio de combustible o haciendo uso de la energía eléctrica.

El calor es distribuido por medio de una red de tuberías a los diferentes espacios en los que se desea regular la temperatura.

¿Cuánto Tipos de Calderas Existen?

Desde su invención las calderas han ido evolucionando con el tiempo para ajustarse a las necesidades de la vida contemporánea,

convirtiéndose hoy en día en equipos altamente eficientes, capaces de producir mucho más calor con menos consumo de energía.

En este sentido las calderas se clasifican en función al tipo de combustibles que utilizan, en función a su tipología, y por último, de acuerdo a su colocación; a continuación describiremos brevemente cada una de ellas.

Calderas según el tipo de combustible

1) Calderas de Gas: Como su nombre lo indica este tipo de caldera utiliza gas natural, propano o butano como elemento carburante para su funcionamiento.

Es un sistema bastante eficiente y uno de los que emite menos gases tóxicos, claro está, es importante recordar que esta caldera requiere de una adecuada ventilación.

2) Caldera de Gasoil: Estas calderas utilizan gasoil o gasóleo para su funcionamiento y resultan muy útiles en aquellas viviendas en donde no existe un sistema de gas por tubería.

El nivel de emisión de gases de este tipo de caldera es superior a las de gas, sin embargo, ofrecen mayor rendimiento y son de fácil mantenimiento.

Las calderas de gasoil se clasifican segun su uso.

en este sentido podemos decir que existen las calderas de gasoil por acumulación y las calderas de gasoil instantáneas.

2.1) Calderas de gasoil por acumulación: son aquellas que mantienen el calor de forma constante.

Resultan ideales para aquellos lugares en donde se necesite tener agua caliente de manera inmediata, su desventaja es que consumen una mayor cantidad de combustible.

2.2)  Calderas de gasoil instantáneas: Este tipo de calderas tienen la particularidad de que incrementan la temperatura del agua solo cuando se necesita, por lo tanto consumen mucho menos combustible.

Calderas según su tipología

1) Calderas Atmosféricas: Este tipo de calderas genera el proceso de combustión dentro del espacio donde se encuentra el equipo.

Esto quiere decir que liberan los gases tóxicos en el mismo lugar.

Por esa razón, actualmente no son muy utilizadas en la mayoría de los países con estrictas regulaciones.

2) Calderas Estancas: Este es un sistema cerrado, es decir, que el proceso de combustión se realiza dentro del equipo sin que exista algún tipo de intercambio gaseoso con su entorno. En este tipo de caldera los gases residuales son expulsados por medio de una tubería o ducto hacia el exterior.

Las calderas estancas se sub dividen en calderas convencionales, calderas de bajo NOx y calderas de condensación.

2.1) Calderas Estancas Convencionales: Este tipo de calderas son las más antiguas y producen altas emisiones de gases tóxicos, por lo que en la mayoría de los países se encuentra en desuso.

2.2) Calderas Estancas de bajo NOx: Este tipo de caldera surgió para sustituir a las calderas atmosféricas

Tiene la particularidad que logra reducir la emisión de gases contaminantes y al mismo tiempo incrementa su eficiencia.

2.3) Calderas Estancas de Condensación: Este es el tipo de caldera más eficiente del mercado.

Son capaces de disminuir el consumo de combustible entre un 20 y 30% con respecto a sus antecesoras.

Calderas según su colocación

Finalmente podemos clasificar a las calderas de acuerdo a la colocación de las mismas.

En este sentido tenemos las calderas de pie, que son aquellas que se instalan en el piso, como por ejemplo las de gasoil.

Por otro lado están las calderas tipo murales, que son aquellas que se instalan directamente en la pared.

A continuación nos enfocaremos en describir un poco más sobre las calderas más eficientes que se consiguen actualmente en el mercado, es decir, las calderas de condensación.

¿Qué es una Caldera de Condensación?

caldera

Una caldera de condensación es un sistema que genera calor mediante un proceso de combustión del gas, en donde el vapor de agua que se produce se utiliza para obtener energía durante su condensación.

Esto aumenta con su eficiencia y rendimiento cuando se le compara con los otros tipos de calderas.

Según las especificaciones técnicas una caldera de condensación puede proporcionar una disminución del combustible entorno a un 30%

Al mismo tiempo ocasiona una reducción de los gases tóxicos, como el dióxido de carbono y el óxido de nitrógeno, cercana al 70%.

Por esta razón las calderas de condensación se han convertido en una de las más utilizadas en la actualidad ya que optimizan el proceso de calefacción,

consumen menos combustible y en consecuencia aumenta el ahorro de dinero.

¿Cómo Funciona una Caldera de Condensación?

Este tipo de caldera funciona mediante gas o gasoil y su máximo desempeño se consigue gracias a un proceso de retorno,

en donde el calor, producto de la condensación del vapor de agua es utilizado para incrementar la eficiencia térmica de todo el sistema.

Básicamente una caldera de condensación es capaz de extraer calor de los gases que se generan durante el proceso de combustión, al lograr recuperar dicho calor cuando el vapor de agua pasa a estado líquido durante la condensación.

Aumentando notablemente su eficiencia cuando se le comprar con una caldera tradicional.

¿Cómo Instalar una Caldera de Condensación?

A la hora de instalar una caldera de condensación se deben tomar en cuenta algunos factores importantes para que la misma se realice de forma adecuada.

En este sentido es importante considerar la salida o el conducto por donde se liberaran los gases malos producto de la combustión. Por lo general este tipo de especificaciones técnicas se encuentra reglamentado dentro de las normas de cada país.

En este punto es importante considerar el ángulo de inclinación del ducto de la caldera, ya que en este tipo de equipo se busca recoger y utilizar el vapor cuando haya ocurrido el proceso de condensación.

Además, este tipo de tuberías deben ser elaboradas en polipropileno con la finalidad de minimizar la corrosión que ocasionan los vapores condensados.

Otro de los elementos a tomar en cuenta durante la instalación de una caldera de condensación es utilizar un desagüe de plástico

Esto evita que se oxide, además de ubicarlo de forma correcta para permitir que el líquido sea eliminado.

En este sentido, los expertos aseguran que no resulta conveniente ubicar ese punto a una distancia superior a los 3 metros del equipo, y en el caso de no contar con un desagüe cercano, resulta conveniente instalar una pequeña bomba para eliminar dichos condensados.

Por último es muy recomendable instalar un termostato exterior que permita programar y regular la temperatura.

De esta manera la caldera tendrá un parámetro adecuado para funcionar bajo un esquema de equilibrio térmico y compensar eficientemente su funcionamiento.

¿Qué Factores debo Considerar para Elegir una Caldera de Condensación?

A la hora de elegir una caldera de condensación existen varios parámetros que deben ser considerados,

Muchos de ellos se encuentran en la etiqueta energética del equipo.

En primer lugar nos encontramos con la potencia térmica que esta expresada en kilowatts (KW), este valor nos indica la capacidad que tiene el equipo para calentar, mientras mayor sea los KW la caldera podrá calentar mucha más agua en menor tiempo.

Por otro parte se encuentra la eficiencia energética que, por lo general, se expresa en % y siempre debe ser inferior al 100%.

Esto básicamente nos indica como el aparato utiliza la energía en función a los parámetros de diseño y a la actividad que realiza.

Otros de los elementos a considerar en una caldera de condensación es la potencia sonora expresada en decibeles (dB).

Este valor se muestra en la etiqueta del equipo y representa el nivel de ruido que genera la caldera durante su funcionamiento.

Adicionalmente encontramos el caudal específico expresado en litros por minutos (L/min). Este valor representa la cantidad de litros de agua por minuto que puede procesar la caldera.

Finalmente, es importante considerar el servicio post venta y de mantenimiento del equipo.

Es este aspecto resulta conveniente que la misma marca cuente con esta clase de servicio para facilitarnos la tarea de buscar personal técnico que se encargue de esta labor.

¿Cuáles son las Ventajas de una Caldera de Condensación?

Utilizar una caldera de condensación tiene varias ventajas, una de las más importante es:

  • Representan uno de los sistemas de calefacción que tiene mayor índice de eficiencia en el mercado para generar y distribuir calor en los hogares,
  • LLegan a conseguir un 100% de rendimiento, por esta razón, se han convertido en una de las mejores alternativas en todo el mundo.

Por otro lado las calderas de condensación logran reducir el consumo de combustible en valores que oscilan entre el 20 y 30%,

y con esto se produce un ahorro en la factura del mes, además de permitir amortizar la inversión inicial por la compra e instalación del equipo.

Otra de las ventajas de una caldera de condensación es que estas son mucho más silenciosas que los otros tipos de sistemas ya que funcionan sin paradas.

Con ello se logra evitar el ruido que producen las calderas estándar.

Una ventaja importante de las calderas de condensación es que durante las etapas de alta demanda son capaces de mantener su eficiencia,

ya que para mantener la temperatura no es necesaria que el equipo se encuentre en un rango superior a la temperatura del gas, como si sucede en una caldera tradicional.

Finalmente, las calderas de condensación logran reducir significativamente la emisión de gases contaminantes,

estimándose en alrededor de un 70% para el óxido de nitrógeno y el dióxido de carbono.

Algunos Consejos para el uso de una Caldera de Condensación

Al momento de adquirir una caldera de condensación es importante que tengas en cuentas algunos elementos para que uso sea el más adecuado y eficiente.

En este aspecto podemos destacar la importancia de una adecuada ventilación como punto esencial.

Por otra parte, también es importante hacer uso de un termostato que pueda ser programado para regular la temperatura,

adicionalmente es fundamental dejar suficiente espacio alrededor de la caldera de condensación, para favorecer su correcto funcionamiento.

Finalmente, para no dañar en la eficiencia térmica del equipo, no es aconsejable ventilar los espacios por largos periodos de tiempo,

así como tampoco permitir que la temperatura del lugar descienda bruscamente durante el periodo en que se tiene apagada la caldera.

cedpower
escomunicaciongalicia@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.