GrupoGalicia Cargando

Como purgar un radiador – paso a paso

como purgar un radiador paso a paso

En este post, veremos como purgar un radiador y sus ventajas.

A pesar de que esta tarea suena difícil, todo lo que hay que hacer es hacer que cualquier cantidad de aire esté atrapado, escape.

Si el aire atrapado se queda dentro de los radiadores sin ningún lugar a donde ir, causará un bloqueo del agua caliente que impide que este se distribuya por el radiador

El hecho de tener que purgar los radiadores no significa que haya un problema grave con la calefacción central, por lo que no hace falta que contactes con tu técnico inmediatamente.

Es simplemente algo que hay que hacer a menudo para permitir que el sistema de calefacción funcione bien, y por ende, mantenerte caliente la casa.

El purgado de los radiadores de forma semirregular (aproximadamente cada dos meses) hace que la calefacción central funcione de forma eficiente y además hace que estés tranquilo sabiendo que controlas tus facturas de energía.

A continuación identificaremos que radiadores hay que purgar y como. Afortunadamente, la tarea no requiere ningún grado de ingieneria. ¡Vamos al lio!

Cómo identificar si necesitas hacer un purgado de radiador

Afortunadamente, es fácil detectar si tus radiadores necesitan ser purgados:

Preguntas como ¿está frio el radiador en la parte superior? Si es así, es probablemente hora de purgarlo.

Ahora bien, las burbujas del aire que están atrapadas suben y se acumulan principalmente en el extremo superior del radiador, lo que hace que el radiador esté más frío que la mitad inferior.

Otras preguntas que revelan la necesidad de purgar un radiador son: ¿Hay alguna mancha húmeda alrededor o encima del radiador? ¿Hace algunos ruidos extraños el radiador cuando se calienta? Estos ruidos chirriantes son causados por la presión irregular del aire que provoca vibraciones.

¿Qué necesito para purgar un radiador?

  • Una llave para el radiador
  • Un paño o un guante
  • Toalla(s) vieja(s)
  • Cuenco o vasija(mediano/grande)

¡No se necesita mucho en realidad! Probablemente ya tienes todo lo que necesitas en tu casa. Lo único que puede faltar es una llave de purgar radiadores, que puedes encontrar en la mayoría de las ferreterías, grandes supermercados, o en internet – por un precio barato.

Pasos sencillos para purgar un radiador

purgar-radiador

 1. ¡Compruébalo!

Sino estas acostumbrado a trabajar con herramientas, puede que pienses que purgar un radiador es difícil, pero te aseguro que no lo es. Empieza por encender la caldera y deja que los radiadores se calienten completamente. Si no sabes que radiadores no funcionan correctamente, con solo encenderlos quizás te des cuenta de que hay mas que necesitan ser purgados.

Toca la superficie de los radiadores (¡sin quemarte la mano!) para ver si hay alguna zona fría. Si alguno hace un ruido raro al calentarse, tiene partes que el calor no alcanza o notas que un radiador está frío en la parte superior, definitivamente vale la pena purgarlo para evitar que suba la factura de energía.

Hay gente que me pregunta ¿Por qué no purgar todos los radiadores para estar seguros? Y la respuesta es que no ayuda en absoluto. Si purgas un radiador sin aire atrapado en su interior, te arriesgas a que la presión de la caldera caiga demasiado y a que todo el sistema de calefacción falle, en pocas palabras, se te jo** la caldera y no es lo que quieres.

Como siguiente paso intermedio comprueba que la calefacción está apagada”. Si intentas purgar un radiador con la calefacción encendida, te arriesgas a lastimarte con el aire caliente o el agua de los radiadores. Nadie quiere convertir su mano en una tostada jeje.

Así que, una vez que hayas determinado qué radiadores deben ser purgados, apaga la calefacción. No es bueno ser impaciente e intentar purgar los radiadores cuando están calientes o fríos.

2. Haz que el aire atrapado salga

Vamos con el siguiente paso. Te recomiendo que empieces desde abajo y vayas subiendo. En otras palabras, purga primero la parte de abajo y luego pasa a los de arriba.

Antes de que se atasque en la apertura de las válvulas de los radiadores, asegúrate de que tu bonito suelo está protegido de cualquier derrame de agua sucia de los radiadores. No seas vago/-a y coloca una toalla vieja y un recipiente debajo de la válvula para recoger cualquier líquido.

Una vez el suelo está cubierto, el siguiente paso será no lastimarnos a nosotros mismos. Agarra firmemente, con un guante o un paño, la manilla del radiador y gíralo en sentido contrario a las agujas del reloj hasta abrir la válvula.

Ahora bien, no abras la valvula del todo ya que saldrá mucha agua y la presión de la caldera bajará.

Simplemente gire la válvula lo suficiente para escuchar un silbido del aire que se escapa.

Cuando el sonido se detenga, empezará a salir agua de la válvula. Esto significa que has aprendido a cómo purgar los radiadores; puedes volver a girar la válvula – ¡sí señor!

Para evitar que se forme óxido alrededor de la válvula del radiador, limpia cualquier exceso de humedad una vez que hayas terminado.

 3. Comprueba que el radiador funciona.

El tercer y último paso para purgar un radiador trata de comprobar que tus esfuerzos han valido la pena.

Lo primero comprueba la presión de la caldera. Es normal que la presión disminuya ligeramente después de purgar el radiador. Sin embargo, como referencia, debería estar alrededor de 1,0 – 1,5 bares cuando se apaga o alrededor de 2 bares cuando se enciende.

¿Ha bajado demasiado el manómetro de la caldera? Si es así, es posible que tenga que subir la presión de tu caldera con un lazo de llenado o llamar a un técnico para que te eche una mano.

Si la presión de tu caldera está bien, es hora de hacer una lo que yo llamo una “prueba de fuego”. Encienda la calefacción central y toca de nuevo los radiadores. Si todo va bien, no debería haber más zonas frías, lo que significa que tu familia vuelve a sentir un hogar caliente además de ahorrar algo de dinero en las facturas: es una situación en la que todos ganan.

¿No han mejorado los radiadores después de purgarlos?

El purgado de los radiadores es un trabajo que sólo debería hacerse cada dos meses. Si ves que tienes problemas muy frecuentemente con los puntos fríos de los radiadores a pesar de purgarlos, probablemente hay un problema más serio que necesita atención.

En este caso, revisa alrededor de tu casa, la caldera y debajo de los radiadores para detectar cualquier fuga que pueda estar causando esos problemas. Las fugas pueden presentarse como manchas de humedad, o también podrían ser identificadas por el óxido.

Si encuentras ninguna fuga y el radiador sigue estando frio, es posible que este necesite un mantenimiento del sistema para reducir la acumulación de lodo. Con el paso del tiempo, la suciedad se acumula de forma natural en el interior de la caldera, en las tuberías y en la parte inferior de los radiadores; al sacar el agua sucia, el agua caliente puede fluir por toda la casa sin restricciones.

Si eres un novato en calderas, como la mayoría de las personas, vale la pena llamar a un técnico para que te ayude a drenar y limpiar el sistema. Ellos llevarán a cabo el proceso de manera segura, sin dañar tu casa, y ayudarán a identificar cualquier posible fuga o fallo alrededor o dentro de la caldera.

¿Por qué hay que purgar los radiadores regularmente? – Ventajas de purgar un radiador

Además de los resultados a corto plazo de purgar un radiador como una casa más confortable, más eficiente y más respetuosa con el medio ambiente, también hay efectos positivos a largo plazo.

Si consideras la posibilidad de purgar un radiador, corres el riesgo de dañar la caldera a largo plazo y limitar drásticamente su vida útil. Tener que reemplazar una caldera es algo que todos tememos, así que cuanto más puedas hacer para prevenir esto, ¡mejor! Puede que pienses que estás demasiado ocupado para perder el tiempo purgando radiadores, pero una pequeña cantidad de esfuerzo puede realmente marcar la diferencia a largo plazo.

¿Radiador purgado, pero sigue frio?

Si ves que algunos de tus radiadores todavía se sienten fríos en algunos lugares incluso después de purgarlos, vale la pena llamar a un técnico – ¡no querrás que tu dinero se lo lleven los radiadores!

En la mayoría de las veces, un técnico puede identificar y arreglar cualquier problema de calefacción con bastante facilidad. Sin embargo, por desgracia, a veces es mejor aceptar la derrota y sustituir la caldera y/o los radiadores viejos.

Espero que te haya servido mi ayuda. ¡Muchas gracias y hasta la próxima!

Radiador por Radiator Vectors by Vecteezy

cedpower
escomunicaciongalicia@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.